Diciembre 17, 2018

Vecinos de Oruro sospechan que la venganza está detrás de las 2 explosiones

La primera explosión que cobró la vida de 8 personas sucedió el sábado en la calle Rajka Bacovik y Av. del Ejército. Tres días después otra explosión sorprendió a solo pocos metros de donde sucedó el primer caso. Desde entonces, varias versiones se manejaron sobre lo ocurrido. Vecinos expresan que ambos hechos pueden responder a un plan de venganza.


Domingo 18 de Febrero de 2018, 8:15pm


atentado2.JPG

En el lugar de los hechos permanecen objetos como este calzado de dama (Foto. Alejandro Carrasco)

Oruro, 18 de febrero (Rosio Flores, Urgentebo).- La demora en los resultados de las investigaciones sobre las dos explosiones ocurridas, una el sábado 10 de febrero y la otra el martes de ch’alla, en la zona Central Este de la ciudad de Oruro, pone en vilo a toda la ciudadanía, pero en especial a los vecinos del sector quienes ante la casualidad de que ambos hechos hayan sucedido en la misma cuadra, consideran la posibilidad de que se trate de un posible ajuste de cuentas.

“No comprendemos qué sucedió, todos estamos confundidos y atemorizados. A nosotros nos parece muy extraño que ambos hechos hayan sucedido en casi el mismo lugar, eso nos lleva a pensar que se trata de un ajuste de cuentas o venganza contra alguien aunque varios nos conocemos desde hace muchos años, solo dos o tres son nuevos vecinos”, relató un vecino que pidió el anonimato.

La primera explosión fue en la esquina oeste de la calle Bacovik y la avenida del Ejército, en ese sector se sitúan varias tiendas de barrio, restaurantes, ferreterías, tiendas de parket. En la acera Sud de las mismas coordenadas se encuentran tiendas de licor y un mercado donde se venden artículos varios.

La  segunda explosión ocurrió en la diagonal del primer hecho, donde se ubica la esquina Este de las calles Caro y Bacovik y son menos de cincuenta pasos de distancia entre una y otra esquina. Sobre la calle Bacovik hay al menos tres tiendas de barrio. Sobre la calle Caro hacia la avenida 6 de Agosto, está la parada de líneas de transporte que van hacia zonas del Sud de Oruro y provincias, otra que va hacia los baños termales de Capachos y Obrajes. En esa calle se encuentra una oficina de transporte interprovincial y las demás son tiendas de venta de trajes y artículos de baño.

“Donde ocurrió la segunda explosión era hasta antes de los atentados un lugar tranquilo, donde solo hay tiendas de barrio, paradas de líneas de transporte y pasando al otro frente de la avenida del Ejército recién hay más movimiento porque es un mercado y tiendas de licorería”, añadió otro vecino.

Por la investigación y el peritaje que realiza la Policía, el Ministerio Público y la Unidad de Bomberos, desde que sucedió la segunda explosión, las calles están precintadas a una cuadra a la redonda, incluso para los vecinos del lugar no es sensencillo entrar y salir de sus casas, algunos tuvieron que acudir donde sus familiares temporalmente, sin embargo otros que no tienen otro lugar para ir entran y salen de sus inmuebles con resguardo policial. 

“El daño que han hecho es irreversible, estamos con mucho estrés, nuestros hijos y nosotros mismos estamos con traumas, ni siquiera podemos entrar ni salir de nuestras casas tranquilamente”, expresó una señora del mencionado barrio.

En el lugar se pueden observar casas que están más afectadas que otras, con vidrios rotos, paredes rajadas y puertas descentradas. Aún en el lugar están unos cinco vehículos que ese día dejaron estacionados donde también se puede ver los daños que ocasionó la segunda explosión, que está conectada con la primera, según dijo el ministro Carlos Romero.