Diciembre 16, 2017

Se puede y…¡se debe hacer!

Quienes emprenden grandes obras de utilidad pública tienen que estar a prueba de las dilaciones más fatigosas, las desilusiones más penosas, los insultos más ofensivos y, lo que es peor aún, los juicios presuntuosos de los ignorantes


Miércoles 29 de Noviembre de 2017, 9:15am


El Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más cosmopolita y poblada de Bolivia -para muchos la “cara bonita” del país- la que hasta hace poco no pasaba de 50.000 habitantes pero que en breve tendrá 2 millones; la “ciudad que enamora”, que en tiempo récord cambió urbanísticamente de dimensión -a doce anillos de circunvalación por la imparable migración interna y por tener el mayor parque automotor del país- enfrenta hoy una crisis de crecimiento cuyo inevitable dolor implicará mejores días para la capital siempre que se deje trabajar y cumplir con su misión y visión, a la autoridad edilicia.

Frente al caos vehicular y la contaminación derivada de toneladas de basura que producen tres mercados insertos en el centro de la ciudad -Abasto, La Ramada y Los Pozos- con cientos de camiones que cada día llegan con alimentos, además de comerciantes minoristas y ambulantes, la Alcaldía Municipal concibió un Plan de Reordenamiento de Mercados que la ciudadanía respalda, pero que una fracción de comerciantes rechaza, recurriendo incluso al chantaje político contra las autoridades.

Resulta censurable, además, que a falta de argumentos en contra del traslado de los comerciantes del Mercado de Abasto, a un monumental Mercado Municipal Mayorista construido al efecto, han recurrido a manifestaciones, al agravio y la violencia en contra de 9 funcionarios municipales…¡como si no fuera para su propio provecho!

¿Cómo rechazar una inversión de 20 millones de dólares en el más portentoso Mercado Municipal Mayorista del país -de 120.000 m2- con 500 puestos para el comercio mayorista; 500 espacios para carga/descarga; 150 dormitorios para camiones; cámara frigorífica; laboratorio; 12 baterías de baños, duchas incluidas; área de residuos sólidos; oficinas; comedor; doble vía para los accesos (8vo. y 9no. Anillo); canales de drenaje; iluminación y arborización? ¿Cómo entender que lo rechacen, cuando su uso será totalmente gratis para ellos?

Ing. Percy Fernández, Alcalde Municipal; Arq. Angélica Sosa, Presidenta del Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra, va para ustedes este pensamiento que el escritor, filósofo y político británico Edmund Burke acuñó 3 siglos atrás, que siempre me alienta a enfrentar toda oposición y seguir adelante:

Quienes emprenden grandes obras de utilidad pública tienen que estar a prueba de las dilaciones más fatigosas, las desilusiones más penosas, los insultos más ofensivos y, lo que es peor aún, los juicios presuntuosos de los ignorantes

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

Santa Cruz, 29 de noviembre de 2017

  • La estafa moral del 3D

    Dic 15 2017 |

    El dolor por la estafa moral solo se cura aprendiendo. La democracia y sus elecciones —como el fútbol y sus partidos— siempre dan revancha.


  • Las profundas aguas de don Carlitos

    Dic 15 2017 |

    Se dice que en política todo es posible, nada es casual y que rara vez no hay segundas oportunidades, si asumimos que Carlos Mesa está viviendo una nueva chance, no nos queda otra que concluir que la está volviendo a rifar, ratificando que el peor mal o debilidad que tiene la oposición actual en Bolivia, son ellos mismos.


  • El principio de la proporcionalidad en el derecho penal

    Dic 15 2017 |

    El principio de proporcionalidad no impide que pueda disminuirse o incluso renunciarse a la pena por razones de prevención especial y, más concretamente, para impedir la desocializacion o facilitar la socialización. Debería preverse la posibilidad de que el juez o el tribunal prescindieran de la pena cuando resulte desproporcionada o innecesaria.


  • Los peores

    Dic 14 2017 |

    En medio de toda esa falta de institucionalidad, incluida la patética actitud de magistrados que llegaron a disfrazarse para justificar su condición de indígenas u originarios, el que destacó, por la cantidad de escándalos que tuvo, fue el Tribunal Constitucional.