Mayo 20, 2019

Priscila impulsa el desarrollo de la industria aeroespacial

Priscila se encuentra en Estados Unidos (EE.UU) desde agosto del año pasado luchando por hacer realidad su sueño. Se ganó una beca de estudio en la carrera de ingeniería Mecánica en la universidad de Michigan de EE.UU. Se quedará allá por cuatro años, concluirá sus estudios en mayo 2022.


Martes 5 de Marzo de 2019, 7:45pm


La Paz, 05 marzo, (Soledad Mena, Urgentebo.com).- Priscila Ontiveros es una estudiante de 21 años de edad que visitó la NASA, conoció a un astronauta y fundó una escuela de robótica en la ciudad de El Alto, ahora sueña con impulsar el desarrollo de la industria aeroespacial haciendo diseños para la nave que enviarán a marte.

“Yo soy una firme creyente de que la humanidad (ya es hora) ponga un pie en marte. Para mí sería un gran honor contribuir a la misión a marte ya sea con algún diseño de la nave”,  dijo.

Priscila se encuentra en Estados Unidos (EE.UU) desde agosto del año pasado luchando por hacer realidad su sueño. Se ganó una beca de estudio en la carrera de ingeniería Mecánica en la universidad de Michigan de EE.UU. Se quedará allá por cuatro años, concluirá sus estudios en mayo 2022.

Durante ese tiempo su tarea será impulsar el desarrollo de la industria aeroespacial y lo hará  de manera firme, busca aportar con el diseño de una pieza, un tornillo o una escotilla de la aeronave que será enviado a marte.

En busca de su intensión, se integró en un grupo de estudiantes de la universidad privada que tiene por tarea diseñar y construir un “Robert” (vehículo aeroespacial de competencia).

El desafío de Priscila es diseñar un vehículo espacial de exploración que sea capaz de tomar decisiones por sí mismo en ciertos espacios y lugares áridos y dificultosos. La mayor parte del tiempo será controlado remotamente desde la tierra, pero hay ciertas partes donde se perderá el control y el vehículo dirigirse solo, reaccionar  de manera independiente ante las contingencias.

“Se debe lograr la parte autónoma del Robert, que es una parte muy compleja, ya que los terrenos de marte son terrenos acantilados y áridos,  fácilmente el robot puede dar un paso en falso y dejar de funcionar”, dijo la joven estudiante boliviana.

Ella junto a sus compañeros desde el año pasado comenzaron a diseñar la plataforma virtual del vehículo espacial, ahora trabajan en la construcción física del vehículo con el que competirán entre varias universidades a fines de abril: “es una aventura muy  emocionante”, remarcó.  

La joven estudiante se encuentra lista para aprovechar todas las circunstancias que le ayuden a desarrollar su conocimiento,  más ahora que se encuentra en la universidad de Michigan, que según Priscila, es el epicentro de la tecnología, un mundo habitual para ella.

Es una aguerrida creyente de la colonización de marte, que será en cierta manera un evento que marcará la historia rotundamente: “No solo en el hecho de que el hombre pise marte, sino repercutirá en todos los aspectos, lo político, económico. Todo cambiará una vez que el hombre pise marte”, valoró.

Priscila es una innovadora de la tecnología, que pese a su corta edad tiene una gran trayectoria en el mundo de la robótica, a sus 13 años comenzó a competir a nivel internacional, fundó un centro para motivar y enseñar computación y crear robots a los niños alteños.

“Debemos estar alerta de la realidad, estar conscientes de lo que está pasando en el presente. La vida no solo se trata de cumplir los objetivos o crecer  profesionalmente, también de sentirse satisfecha”, dijo.

Entre sus planes a futuro es formar parte de la NASA, pese a que asegura que extrañará Bolivia, quiere crecer profesionalmente.

“Creo que mi trabajo ya está hecho, porque desde mis 14 años he estado  enseñando robótica a los niños. Es toda una vida enseñando, ha sido un tiempo muy hermoso. Con los que he trabajado cerca, estoy segura que llegaran muy lejos, porque les he compartido mis experiencias”, dijo Priscila Ontiveros desde estados Unidos en contacto con el semanario El Compadre. 

Priscila es una de las miles de jóvenes bolivianas que  sueña con desarrollar la robótica,  dice que no olvidará que dejó un buen legado en Bolivia.