Abril 19, 2019

Poche Ponce: ya se gesta un sonido boliviano del jazz

El músico detalló que en la actualidad existe una comunidad de jazzistas en Bolivia que interpretan este género con una mejor calidad que en el pasado.


Sábado 30 de Marzo de 2019, 11:00am


1.jpeg

Foto: Michael Sparks Keegan

Pocos en Bolivia que fueron a Estados Unidos a estudiar música a casas de estudios superiores y en específico a Berklee College of Music, considerada como una de las universidades de enseñanza musical más prestigiosas del mundo, junto The Julliard School, Conservatoire de Paris, Guidhall School of Music and Drama (Inglaterra) y otras.

Rodrigo “Poche” Ponce, se graduó de Berklee en 2005 y en la actualidad es el único connacional que cuenta con una maestría musical otorgada también por ese centro de estudios en el 2015. Además de ellos es uno de los bajistas de jazz más destacados y reconocidos del territorio nacional.

En tal sentido, Ponce en su experticia a nivel musical y como conocedor del jazz, manifestó que se comienza a gestar un sonido boliviano en este género musical, el cual es considerado entre uno de los más complejos y completos que existe, puesto que está estudiado en conservatorio y universidades el mundo, y ha influenciado a muchas músicas del mundo como a la bossa nova y el latin jazz, entre otras.

“Estaba escuchando el programa del Nico Peña, La Quinta Disminuida, donde ha mostrado bastantes autores bolivianos, incluyéndome, y es una sorpresa no solo que haya mejor calidad que antes, sino que haya una cantidad de músicos que lo puedan hacer, pero además que ya se esté gestando un sonido (del jazz), eso es lo importante”, enfatizó.

Poche radica en EEUU e integra Adam Ezra Group, que son exponentes del folkrock y utilizan su música como una herramienta para impacto social; recaudan fondos y apoyan personas sin hogar. Asimismo el bajista imparte clases particulares, en Guitar Center y en Tufts University, donde enseña la materia de Ecomusicología.

De 2010 al 2015, cuando vivía en Bolivia, integró y grabó los discos de las bandas: Tincho Castillo Cuarteto, Gustavo Orihuela Cuarteto, Alcachofa Trio, Llegas, con la cantante Esther Marisol y otros varios. Igualmente tiene dos producciones como solistas, de los cuales su contenido está inspirado en la naturaleza y crítica social.

En abril, el bajista llegará a Bolivia para organizar un concierto en el Teatro Nuna de La Paz (calle 21 de Calacoto, parada del Puma Katari), el cual se llamará “Músicos Unidos por los Animales de Senda Verde” y se realizará el 25 del mismo mes para beneficio de ese orfanato. 

¿Fue fácil conseguir la beca para que realices tu maestría en Berklee?

Me he graduado de Berklee en el 2005 y después de 10 años de trabajar, de estar en Bolivia, de trabajar en cruceros, en Senda Verde... me ha salido una beca era bien especial, no solo porque era en Berklee, sino porque se ha elegido a 21 músicos del mundo, de distintos países, y bueno yo era el único boliviano en esta maestría que era la primera maestría Berklee a nivel performance de jazz.

Una oportunidad increíble, que además era más atractiva porque los directores de la maestría son Danilo Pérez, el famoso pianistas panameño, y John Patitucci uno de mis grandes héroes del bajo y héroe además de la mayoría de los músicos que nos gustan los músicos virtuosos y los músicos de jazz. Entonces he tenido la increíble oportunidad no solo conocer a gente de más o menos mi edad, que son increíbles músicos, sino de conocer a varios de mis héroes.

Era súper lindo, además, porque es un sistema un poco nuevo música, obviamente ya es maestría entonces la gente ya tocaba pero era más que todo cómo enseñar la música para impacto social, entonces hemos tocado en asilos, hemos tocado para niños con distintas necesidades, enfermedades, en hospitales, en cárceles y eso genera un tipo de creatividad bastante distinta.

Entonces la experiencia ha sido muy enriquecedora y ha sido una maestría bien rápida de un año sin vacación y ahora ya estoy un par de años libre de ese tipo de estudio pero me ha resultado muy beneficioso en mi carrera.

Después de tu maestría tú te quedaste a radicar en Estados Unidos e integras Adam Ezra Group, ¿qué te lleva a mantenerte en Norte América y cómo se da el proceso para que ingreses a esta banda?

Muchas cosas, cuando uno toma estas decisiones obviamente tiene que tener una gran lista de cómo está tu vida, de qué necesidades, qué cosas quieres en la vida, etcétera.

Yo estaba bastante feliz en Bolivia, espero volver eventualmente, pero obviamente el sueño de continuar con la música es algo que quiero seguir y eso a veces te lleva por distintos caminos que uno no espera y cuando uno termina de estudiar, en cualquier carrera, tiene que tomar la elección difícil de qué hacer, a qué aplicar, por dónde voy, y en ese momento la verdad tenía que buscar la forma de pagar la renta.

Empecé a tocar en bandas, cualquiera estilo, cualquiera tenga para pagarme, pero a la vez yo siempre estoy escribiendo mi propia música, me gusta escribir canciones, me gusta mostrar mi sensibilidad con el planeta, con la ecología, a través de mi música.

Escuche de estas audiciones de Adam Ezra Group, que es una banda bastante grande aquí en la localidad de Boston y en Nueva Inglaterra, noreste de Estados Unidos, entonces me atrajo mucho, porque si bien estaba aplicando a otras cosas, esta banda se dedica muchísimo al impacto social, tocan para muchas causas benéficas, recaudan bastante dinero para gente que necesita ayuda con enfermedades como el cáncer, para gente que vive en las calles, entonces de verdad quería mucho ese trabajo.

Audicioné junto a otros bajistas, mucha gente de Berklee adiciona a esa banda, y me eligieron a mí, en parte por lo que les habrá gustado (como toco, y) en parte también por mi trabajo tanto en la universidad como en mi pasado en Senda Verde, les gustaba la idea de tener a alguien con esa sensibilidad.

Ya estoy tocando con ellos hace dos años, (es) una banda que trabaja muchísimo aproximadamente 150 noches al año y Adam por su cuanta hace otros 100 conciertos, entonces está trabajando constantemente, prácticamente cada noche él está tocando.

2.jpeg

Adam Ezra Group. Foto: Michael Sparks Keegan

Das clases en la Universidad de Tutfs, ¿qué materia dictas?

Es una universidad bastantes prestigiosa aquí y doy una clases que se llama Ecomusicología, que es la relación entre la música y la naturaleza. Tiene relación con todo lo que he hecho, tengo una carrera o una historia bastante ecléctica, habiendo vivido con animales y habiéndome acerado a otros mundos; me gusta estudiar biología por mi cuenta, me gusta estudiar ecología, conservación.

Entonces en esta universidad les he presentado esta clase nueva, es una palabra relativamente nueva, no la he inventado yo, pero no existía hace mucho Ecomusicología, pero es ver todas las maneras en que los músicos utilizan la naturaleza como inspiración o la naturaleza contiene ya música.

Estudiamos el canto de las aves, las ballenas, los sonidos de los insectos, cómo influyen en nuestro medio y después estudiamos a compositores que utilizan la naturaleza como por ejemplo Beethoven la Sexta Sinfonía, basada en los cantos de las aves. Les enseño a los chicos cómo componer a través de sonidos de la naturaleza, es una clase muy linda.

¿Qué actividades más realizas en Estados Unidos y cuáles son tus planes a corto, mediano y largo plazo?

Adam Ezra Group me ocupa muchísimo tiempo, pero en todo mi tiempo libre normalmente sigo trabajando para Senda Verde, como sabes mi mamá es la encargada, mi esposa también trabaja medio tiempo para Senda Verde, entonces es un tema familiar que siempre estoy trabajando por suerte.

Adam Ezra me permite siempre hablar de Senda Verde, en los conciertos siempre hablo con algunos de los fans que están interesados en saber del tema, han ido voluntarios a ayudar a Senda Verde gracias a ese trabajo, eso me ocupa bastante tiempo.

Después enseño cuando puedo, doy clases privadas de bajo, de guitarra, de ukulele, de teoría musical. Tengo algunos ahí que esperan a mi llegada a Boston, los llamo y les doy clases. Además enseño en una tienda de instrumentos muy famosa que hay aquí, que se llama Guitar Center, doy ahí clases en especial a niños, bueno de todas las edades, pero en especial a principiante.

Tengo, como tú sabes, mi canal de YouTube que trato de mantenerlo activo, me cuesta mucho porque el músico de hoy tiene que promocionarse, editar, filmar, grabar, entonces no hago muchos video pero constantemente estoy pensando en nuevos temas para poder compartir con la gente que le interese.

¿Cómo ves las posibilidades de que más músicos bolivianos vayan a especializarse en Berklee?

La verdad lo que yo creo, lo que está es mi corazón, es que uno va a hacerse el camino que quiere hacerse, pero algunos caminos son súper difíciles y algunos tenemos la suerte o no de tener ciertas cualidades, o dinero, o capacidades físicas, mentales, que a veces son difíciles de sobre llevar, es un camino difícil pero por ejemplo a cualquiera que ha llegado hasta aquí, por ejemplo con una beca o algo así, es alguien que se ha movido muchísimo tiempo.

En La Paz, primero, entraba a internet durante horas a investigar, he escrito preguntas, he recibido respuestas, hay amigos que conocen, después me he puesto a practicar en el instrumento horas de horas al día, luego hay que conseguir dinero para el pasaje, llegar al país, aprender el idioma, aprender lo que es una distinta cultura, hay muchas cosas complicadas que a veces la gente no sabe.

La gente comenta: ah está en Estados Unidos y la vida allá es más fácil, pero el camino en general es mucho más difícil, yo me podría haber quedado cómodo en Bolivia pero la búsqueda de siempre querer crecer, de siempre querer aprender y poder aportar algo a la comunidad, a la humanidad, es lo fue y me hace seguir.

Es un camino difícil  pero probable para quien lo quiere, siempre hay un camino para lograr las cosas obviamente uno tiene que ser sincero con uno mismo. Yo, por ejemplo, tenía bastantes problemas en las manos, en las muñecas, pero he sabido sobre llevar eso también con ejercicios, con buena alimentación, cada uno tiene sus trabas y hay que encontrar la forma de poder salir adelante.

¿Cuántos bolivianos estudian actualmente en Berklee?

Ya no estoy ahí desde hace una par de años, o sea que no sé. Cuando estaba haciendo la maestría llegó la Valeria Peñaranda, se hospedó conmigo su primer semestre, fue genial compartir. Había, me parece, un chico más que estaba llegando, siempre hay un promedio de dos (a) tres personas de Bolivia en Berklee, a la vez.

Cuando estudie hace 10 años, cuando hice mi primera fase de Berklee, era el único y el último semestre llegaron los hermanos Lara. Siempre hay una comunidad bastante pequeña, esto de Berklee, obviamente en otras universidades hay también bolivianos, pero siempre somos conocidos como una comunidad pequeña, a diferencia de brasileños, en su momento argentinos, o de otros países.

Pero bueno, las razones son distintas, son complejas, de lo que sucede en nuestro país políticamente hasta los increíbles costos aquí de las universidades, que son altísimos.

3.jpeg

Foto: Michael Sparks Keegan

¿Cómo ves el potencial boliviano para hacer música mucho más trabajada y elaborada como el jazz?

Hay una discusión bien larga, empezando, de si es que vale la pena o no estudiar en una universidad música y yo tengo argumentos para varios lados, es decir: conozco excelentes músicos que nunca han ido a estudiar a ningún lado y son impresionantes o gente que gracias al estudio han podido llegar lejos como los famosos que han salido de Berklee; Mike Stern, Steve Vay y muchísimos otros que más bien agradecen a la universidad de haberlos hecho crecer más.

Si me preguntas del potencial de un boliviano, bueno va depender de la actitud con la que llegue, yo he llegado a Berklee cuando era jovencito sin saber mucho en lo absoluto, no podía tocar para nada, entonces estaba entre promedio de calidad más bajo pero mi misión era aprender, no era tratar de impresionar a los de la universidad.

Creo que si uno va con una actitud de aprender, tiene que empezar con una buena actitud, entonces te puedo decir que el nivel de boliviano en Berklee es bajo pero no importa, para mí lo importante es que vaya a aprender y ojalá al salir de la universidad su nivel sea bueno.

¿Cómo está el nivel de las bandas de jazz bolivianas?

Si estamos escuchando juntos, como lo hacíamos, algún disco de Miles Davis o de John McLaughlin, después me preguntas ¿qué tal el jazz boliviano? Bueno nos falta muchísimo, pero por otro lado el otro día estaba escuchando el programa del Nico Peña, el programa La Quinta Disminuida, donde ha mostrado bastantes autores bolivianos, incluyéndome, y es una sorpresa no solo que haya mejor calidad que antes sino que haya una cantidad de músicos que lo puedan hacer, pero además que ya se esté gestando un sonido, eso es lo importante.

Lo que quiero decir es que podrías tener muchas bandas sin ningún virtuoso pero con increíble calidad artística, y eso es lo que tenemos que encontrar como boliviano, no siempre es música más trabajada, pero siempre también eso se traduce en virtuosismo, sino que se traduce más en crear un producto con un sonido propio, al margen de la velocidad de la nota o de la calidad de la producción, y eso es algo que ya estado por suerte escuchando el otro día a varios de mis amigos.

Lo más importante, en cualquier estilo de música, es el encontrar la expresión artística, un sonido propio, un sonido interesante y eso siempre va estar por encima de la velocidad de la notas o de la producción musical y creo que eso es lo que estamos encontrando ahora como comunidad jazzera boliviana, digamos.

¿Se encontrará en algún momento un sonido propio del jazz boliviano como lo hizo Brasil con la bossa nova?

Ahora, habría que aclarar que en el Brasil, cuando decimos jazz brasileño, estamos hablando, por lo menos como yo lo veo, de la comunidad de músicos jazzeros en el Brasil, al margen de los que toquen es decir: algunos tocan jazz metal, otros tocan jazz bossa nova, otros tocan jazz tradicional en el Brasil y para mí eso es el jazz brasileño.

El jazz justamente abre las puertas para que toques cualquier estilo dentro de la improvisación. Entonces para mí si ya tenemos 100 músicos bolivianos muy capaces, de tocar su instrumento, ya tenemos jazz boliviano.

4.jpeg

Foto: Michael Sparks Keegan

¿Volverás algún momento a Bolivia a enseñar lo que aprendiste en Berklee?

Siempre es un tema complicado porque quiero y tengo planeado y tengo todo inclusive pre armado, pre trabajado, pero nunca sé cuándo. Entonces ahora, en abril de este 2019 que estamos, a principios de abril voy a ir tres semanas a Bolivia, es mi plan, y directo a Senda Verde, y en La Senda Verde doy mi campamento musical, entonces cada vez que lo doy, siempre vienen muchos alumnos del interior y también de otras partes de Sudamérica y ahora estoy mucho más preparado, cada vez que lo hago estoy un poco más preparado.

Ahora de verdad quiero compartir como nunca lo que aprendí con Victor Wooten, John Patitucci, con toda la gente que he tenido la suerte de cursar, entonces quiero compartir eso, pero siempre a través de mi canal de YouTube también trato de conectarme con la mayor cantidad de gente posible, en especial con la gente que quiere aprender y está estudiando constantemente.

¿Qué consejos les das a los jóvenes que están empezando a estudiar jazz?

Una de las cosas más importantes que he escuchado cuando era jovencito es ábranse la cabeza, es decir: a mí no me gustaban muchas músicas, y está bien hay músicas que no me gustan, pero abrir la cabeza a los distintos estilos, entender que todos los estilos son válidos, todos los intentos musicales son válidos y se los pueden aplicar al jazz.

Después, enamorarse del jazz, enamorarse de las distintas formas de poder decir algo, de forma improvisada, es algo importante, y saber que improvisar significa dominar lenguajes, es decir: la única forma de tocar jazz es estudiando horas de horas al días con tu instrumento para poder hablar fluidamente con tu instrumento, para poder expresarte.

De igual forma que estamos haciendo ahora, estamos hablando, estamos compartiendo ideas, me haces una pregunta te respondo, eso misma forma es el jazz y para eso tengo que dominar mi instrumento la única forma es estudiando muchísimo todo el tiempo que sea posible, encerrarte con tu instrumento e ir a tocar con gente también, ese el mejor consejo que he escuchado y lo trato de dar siempre.

Poche interpretando La Pesada de Luis Salinas, con Tincho Castillo Cuarteto:

///

  • Fernando Costa: “Quiero volver a ver pasión y entusiasmo en el fútbol”

    Abr 13 2019 |

    La Revista Oxígeno hizo una netrevista con el Presidente del Club Always Ready que hoy está de aniversario. Dice  estar muy contento, sobre todo de contar con dirigentes jóvenes que plantean soluciones a muchos inconvenientes de forma diferente. Además, de contar con una hinchada tan apasionada que nos ha llegado al corazón, gente muy sacrificada que apoya cada fin de semana al club.


  • "El abuso sexual ya no duele a Bolivia", la propuesta de Oxígeno

    Mar 29 2019 |

    Un análisis de lo que pasa con la sociedad, el ciclo de vida de una trabajadora sexual y el poder de la Iglesia, en las elecciones generales. Entrevistas a Ruth Nina, candidata a la presidencia y Yalitza Aparicio, la primera mujer indígena en los premios Óscar.  Además de confesiones de la exjuez Patricia Pacajes, son sólo una "pisca" de lo que es la edición Nº93 de Oxígeno.


  • Carlos Gómez: “Soy hincha del futbol. Hoy hincha de Bolívar”

    Mar 29 2019 |

    El chileno se confiesa en exclusiva. Inicios, debut celeste, proyectos y una promesa a la hinchada son las palabras del “Puyol del desierto”.