Marzo 25, 2019

Los tres bolivianos descuartizados pasaron la Navidad con su victimario

La muerte de los tres compatriotas generó consternación en la comunidad boliviana en Brasil . Los migrantes piden a la Policia Boliviana activar los mecanismos que den con su paradero.


Miércoles 9 de Enero de 2019, 10:30pm


La Paz, 9 de enero (Urgentebo).-  Gustavo Vargas es el supuesto autor de la muerte de tres bolivianos hallados descuartizados por la Policía Federal de Brasil. Los cuerpos de Reynaldo Condori Sanizo (39), Irma Morante Sanizo (38) y Gian Abner (8), estaban en unas maletas y ahora la Policia Internacional  (Interpol) busca al que además fue cuñado, trabajador y ‘amigo’ de las víctimas. Los datos señalan que el victimario pasó con ellos la Navidad.

La muerte de los tres compatriotas generó consternación en la comunidad boliviana en Brasil y la población en el país. Los migrantes que viven en el país que gobierna Jair Bolsonaro, sospechan que Vargas está en Bolivia y piden a la Policia Boliviana activar los mecanismos que den con su paradero.

Gladys Morante, hermana de la víctima, Irma Morante, relató que todo comenzó una semana antes de que se conociera que la familia fue reportada como desaparecida. El 23 de diciembre corrió ya la noticia de que no fue hallada y se comenzó con su búsqueda por las redes sociales.

Fue un cuñado quien alertó a los allegados de que el celular de Reynaldo es contestado por otra persona, incluso el móvil de Irma. El 31 de diciembre del 2018, a las 16.00,  Gladys recibió un mensaje y un video de Messenger de su hermana donde la felicitaba por la llegada del 2019.

“Decía Feliz Año Nuevo. Pero cuando le devolvimos la llamada, no contestó y eso ya nos pareció raro”, declaró la hermana de la víctima al portal Urgentebo.

Otro de sus cuñados llamó al celular de Reynaldo, y éste fue contestado por Gustavo: Él le dijo que mi cuñado (fallecido) estaba ocupado”, argumentó.

Siete días después, el 7 de enero, es que otra vez la familia que vive en La Paz (Bolivia), trata de comunicarse con los esposos, pero sin suerte. Vargas, que además era cuñado y empleado de los fallecidos se habría adueñado de los dos celulares de sus víctimas, no respondía las llamadas de la familia, pero sí los mensajes de texto, lo que generó sospecha.

“Le dije a mi hermana Vicky (esposa de Gustavo) que vaya a la casa de Irma y Reynaldo porque nos escribían otra clase. Y fueron a la casa de mi otra hermana (Irma) y los vecinos le dijeron que ella, su hijito y su esposo retornaron a Bolivia, lo cual no era cierto”, dijo.

A las 18.00 del lunes,  Gladys se volvió a comunicar con Vicky, la mujer había ya alertado a su esposo de la muerte de los tres bolivianos, por lo que  Gustavo apagó el celular y los otros dos móviles, hasta hoy el sujeto está prófugo.

Pasaron  las fiestas con el que los asesinó

Según testimonios de los vecinos de la zona Sudoeste de Sao Paulo,  vieron a Gustavo, Irma y Reynaldo consumir bebidas alcohólicas en la vivienda, desde el 23 al 25 de diciembre del 2018. Gladys no cree en esa versión ya que dice que su cuñado (Reynaldo), no podía consumir alcohol, porque hace no mucho tiempo lo operaron de un tumor en la cabeza.

“Desde el 23 de diciembre estaba tomando en la casa de mi hermana, de Irma, 23, 24 y 25, todo eso relatan ( los vecinos)”, sostuvo la hermana de Irma

Los testigos  también vieron a  Gustavo sacar las máquinas de coser del taller que tenían los esposos en un camión, el robo fue apoyado por otro joven que era operario de la empresa de costura. Este último sujeto está detenido en Brasil.

“Mi hermana se guardaba dinero en ese lugar por lo que sabía, algo de 40.000 dólares guardaba.  No hay nada del dinero.  Este sábado, 5 de diciembre, el que los mató a mi hermana y mi cuñado habría sacado las máquinas”, precisó  Gladys Morante.

La pareja de mutilados con su hijo de ocho años debían realizar una entrega  de vestidos a un empresario coreano que los contrató.

///