Julio 19, 2019

Los masones bolivianos abren sus templos para desmitificar sus actividades

Entre los bolivianos notables que fueron parte de la logia que llegó al país cerca de 1929, están Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Andrés de Santa Cruz, Tomás Frías, Narciso Campero, Ismael Montes, Germán Busch, Rene Barrientos y Víctor Paz y se podrá recorrer sus instalaciones en "La Larga Noche de Museos"


Sábado 11 de Mayo de 2019, 6:30pm




11 de mayo (Urgentebo).- Por primera vez en la historia de la Gran Logia de Bolivia, los masones abrirán sus puertas a los paceños en la XIII Larga Noche de Museos, el sábado 18 de mayo. El recorrido mostrará dos salones de encuentros y pretende romper los mitos que existen en torno a esa sociedad secreta.

La masonería es un grupo de alcance mundial, tiene una estructura jerárquica y se agrupa en logias con ritos y signos emblemáticos. “Somos un grupo de carácter cultural, educativo y filantrópico”, asegura Javier Jironda, coordinador nacional de la Gran Logia de Bolivia.

Este año, la actividad organizada por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz —a través de la Secretaría Municipal de Culturas— contará con más de 200 espacios culturales, entre museos, galerías, teatros, bibliotecas, universidades, embajadas, cafés y espacios al aire libre, entre otras.  

“Esta va a ser la primera vez que vamos a mostrar qué es lo que se hace aquí. (…) Hasta ahora no se conocen estos espacios”, dice Jironda.

Explica, además, que decidieron unirse a la actividad porque el gran maestro (la principal autoridad de esa institución en Bolivia), Jorge Crespo, propuso mostrar sus actividades “con el objetivo de desmitificar algunos falsos conceptos que se tiene sobre la logia”.

“Queremos mostrarnos abiertamente, para que la gente vea que somos hombres tan sencillos y simples como cualquier otro. Además, queremos destacar la parte ornamental de nuestros templos”, dice.

Jironda detalla que en sus reuniones se busca elevar la moralidad y la capacidad, para ser virtuosos y útiles a la sociedad. “No tocamos temas políticos, religiosos ni económicos. El propósito es formar hombres rectos, con altas virtudes, para que puedan reflejar ese virtuosismo en la sociedad”, agrega.

El grupo reúne a unos 1.300 varones de La Paz; en todo el territorio nacional, la cifra llega a 5.000. Entre los bolivianos notables que fueron parte de la logia que llegó al país cerca de 1929, están Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Andrés de Santa Cruz, Tomás Frías, Narciso Campero, Ismael Montes, Germán Busch, Rene Barrientos y Víctor Paz.

En el mundo destacan Napoleón Bonaparte, Winston Churchill, George Washington, Benjamín Franklin  y otros. Durante la historia de la masonería, ésta fue acusada de conspirar y participar de manera secreta en la política y la economía de los países en los que reside. Se estima que en el mundo hay unos seis millones de masones y el origen del grupo se dio hace más de 300 años.

Por lo subrepticio de su historia, la Gran Logia de Bolivia mostrará dos salones, uno mediano y uno grande (lugar principal de reunión en Bolivia).

Para llegar al Templo 1 Waldo Jáuregui se ingresa por un pasillo, que tiene cuadros que explican la iniciación y la historia del grupo. Un cuadro del Rey Salomón destaca en el centro del pasadizo.

Cerca de la puerta, una pequeña estatuilla de Wolfgang Amadeus Mozart (miembro masón) da la bienvenida, junto a otra pieza de un hombre con un mazo en la mano.

El techo del Templo 1 tiene una pintura de constelaciones del solsticio de invierno en La Paz. En una especie de altar, para las autoridades, un cráneo humano se muestra encima de una mesa. “Tienen significado para nosotros”, dice escuetamente el representante paceño de la masonería.

El salón fue construido en la década de 1950. En las puertas destacan los símbolos como la “G” en el medio de un compás de constructor y otros detalles.

En el recorrido además se verán estandartes, banderas, cuadros, imágenes de próceres y la historia de la logia. “Lo vamos a adecuar como un museo”, acota Jironda.

En la otra ala, en la misma planta baja hay otro salón, el Gran Templo Zoilo Flores. En el camino se observan bustos de miembros bolivianos notables como Bolívar o Sucre. En la noche de museos, en el salón principal tocará una camerata sinfónica dirigida por Sergio Arévalo.

“Queremos mostrar la sobriedad y hermosura del templo (construido en 1990)”, señala Jironda.

En el Gran Templo sorprende un pedestal con unas 20 espadas y en el centro un púlpito con tres luces en forma de barras. En el recorrido, 25 miembros de la Gran Logia de Bolivia responderán preguntas de los visitantes.

“Al salir de los salones pondremos dulces o refrescos para los visitantes, un pequeño refrigerio”, invita el masón.

“Queremos mostrar que somos tan normales como cualquiera. Si alguien quiere ingresar a la logia tiene que contactarse con un masón y pasa un proceso de selección. Yo podría decir que cualquier persona podría ser masón”, asevera Jironda, quien reitera la invitación a los paceños para la XIII Larga Noche de Museos.