Mayo 24, 2019

Juan Carlos Cahuasa, la voz de la cultura y el folclore

Juan Carlos proviene de una familia de locutores. Es el conductor de La Llajuita, un programa radial especializado en la promoción de música popular.


Martes 5 de Marzo de 2019, 7:15pm


La Paz, 05 de marzo (Soledad Mena, Urgentebo.com).- A mediodía, todos los sábados y domingos,  la historia de la música folclórica de Bolivia y las interpretaciones se fusionan. Con el apoyo de sus miles de oyentes y los criterios de  artistas, Juan Carlos Cahuasa presenta “La Llajuita”, uno de los programas estelares de radio Chacaltaya. Así, los fines de semana las personas disfrutan de la Bolivia que canta y baila.

“Estamos en la lucha  de difundir periodismo  en cultura y folclore. Mi actividad se avoca totalmente a esta cuestión”,  remarca Juan Carlos Cahuasa en entrevista con el semanario El Compadre.

Juan Carlos proviene de una familia de locutores. Su padre, Damián Cahuasa,  fue uno de los primeros locutores en aymara y precursor de programas folclóricos hace 50 años. Juan Carlos, es el único hijo varón de la familia: Beatriz, María  Isabel y Yobana, son sus hermanas. Todos llevan en la sangre la comunicación y la locución.

“Yo estaba estudiando Administración de Empresas, me rehusaba a ser comunicador. Cuando mis hermanas estaban estudiando Comunicación, yo les decía que no voy hacer comunicador”, pero el destino tenía  otros planes.

Un día de 1998, casualmente visitó radio Ciudad, donde, azares del destino, no estaba el locutor de avisos. El Director le pidió le ayude con la lectura de tres avisos que leer.  Tiempo después le ofreció un espacio dominical y acabó teniendo un programa de lunes a viernes.

Hincha del Bolívar y de 41 años, Juan Carlos explotó las diferentes etapas de la comunicación radial desde el 2000, cuando los genes se impusieron sobre sus intenciones. Trabajó en radio Nacional de Bolivia, tuvo programas en Fantasía FM, Erbol, Cordial. Hoy hace locución en radio Taypi (AM) y Chacaltaya, donde dirige la Llajuita desde hace cuatro años.

“Hemos ido explorando pero definitivamente la radio es la más preferida en cuanto a la labor que realizo”, subrayó.

 Es un vehemente impulsor de la difusión de la cultura y el folclor boliviano, desde el micrófono o en las aulas universitarias. Por eso, tiene seguidores con quienes los fines de semana comparte criterios sobre la música folclórica, en la que Bolivia es potencia regional.

En las universidades se forman a periodistas con énfasis en espectáculos, deporte y otras áreas, pero no cultura ni en folclore. “No solo se debe difundir  música, sino hablar de historias, que tenga que ver con la cultura y generar una propuesta  que permita formar y forjar comunicadores en esta vía. Hay mucho que contar, estamos especializándonos en eso”, dijo. 

El último desafío  fue  aceptar la invitación de radio Chacaltaya,  para la producción y administración general  de La Llajuita. Juan Carlos aceptó el reto e introdujo cambios en lo que era tradicional ya. Le restó el enfoque comercial, respaldó a artistas y compositores y el público le respondió con su respaldo y fidelidad al programa que acompaña a las familias los fines de semana en La Paz y El Alto-

El programa tiene audiencia  que conoce muy bien de música nacional, tanto que se atreven a desafiar al  locutor.

“Nos han solicitado Huayayay en la versión  cantada por Gonzalo Hermosa; la presentación en Japón del grupo Aymara con la voz de Juan Carlos Aranda.  Hay gente especializada que nos escucha”, dice Cahuasa.

El público joven tampoco se queda atrás, pide mezclas y enganchados. Por ejemplo, las versiones de caporales con reagué. El salay,  tinku, caporal y la morenada es el gusto de preferencia de la juventud, “pero es muy importante que se conozca la música de los 80”, insistió. 

El programa se ganó la confianza de grandes artistas,  como Omar Callisaya, Willy Sullcata, Gerardo Yáñez, Jaime Junaro y Kalamarca,  a quienes Juan Carlos tuvo el placer de conocerlos. Los artistas que están fuera del país están conectados con el programa por medio de la internet.

“Son artistas que están enviando  mensajes  de aliento u observación. Es un placer contar un fin de semana con los Awatiñas u otros grupos que están fuera del país”, dijo.

En el programa “El Matecito de Coca”, que se difunde por radio Taypi( AM) de lunes a viernes de 10 a 11 de la mañana, trabaja con su hermana María Isabel Cahuasa .

El Matecito de Coca es la voz de las fraternidades,  difunde las actividades de los artesanos bordadores, actividades del Gran Poder, la fiesta de la 16 de Julio y las demás entradas folclóricas. Lo mismo se hace en   el programa “Mi Tierra” que se difunde en Palenque Tv. Tiene una audiencia de músicos de bandas (Fanáticos, Intocables y otros), artesanos, promotoras de banda y otros.

///