Agosto 17, 2018

Jovencitas son víctimas del machismo hasta de maestros

La etapa del enamoramiento es un momento donde se naturaliza la violencia. Las expresiones de cariño son condicionadas: yo te quiero por eso te controlo;  yo te quiero por eso te celo; yo  te quiero por eso no quiero que hables con nadie. Brigadistas del Centro Gregoria Apaza establecieron que en algunos colegios les impiden usar pantalones a las chicas.


Martes 15 de Mayo de 2018, 11:00am


El Alto, 15 de mayo (Soledad Mena, El Comapadre).- En el curso hay machismo hasta en forma de bromas y chistes. Nos dicen que las chicas tienen que usar  falda y no pantalón,  nuestros trajes tienen pantalón y nos vestimos con pantalón y eso les parece gracioso a los chicos”, dice  Abigail Torres de la unidad Educativa Eva Perón de la ciudad  El Alto.

En esta ciudad, adolescentes, jóvenes, padres de familia y profesores muestran actitudes machistas y discriminatorias;  hay relaciones violentas en los noviazgos y hasta  morbosidad en los colegios.

Las brigadistas de Prevención  de Violencias y Promoción de Derechos del Gregoria Apaza -reconocida institución que trabaja a favor de la mujer- explicaron que identificaron actitudes machistas en colegios del norte alteño.

“Hay machismo en el fútbol, mayormente los chicos nos dicen  por qué vas a jugar si las mujeres no juegan fútbol, a mí me sucedió una vez”, dijo Rebeca Paredes, brigadista de  16 años. 

Los chicos piensan que las mujeres son el sexo débil, y lo manifiestan así cuando hay trabajos fuertes. También hay discriminación y violencia psicológica. A veces las tratan de “sonsa” por qué no hicieron la tarea. 

La profesora María Dolores Quispe observó que a los estudiantes de secundaria no les gusta sentarse con mujeres. Sentarlos de forma alterna a los alumnos es una estrategia para los profesores porque los varones cuando se juntan insultan y son groseros con las mujeres. Además molestan a las chicas y esconden sus cuadernos o los trabajos que llevan a la escuela.

Considera que aún se manifiesta el machismo porque cada día se escuchan casos de violencia intrafamiliar y mientras no cambie la actitud en el hogar, el machismo va a seguir. “El papá es el que manda, el que decide, hay que atenderle y cuando le toca asumir responsabilidades se sale de la casa y cuando el hijo se porta mal le echa  la culpa a la mamá y le dice voz no lo controlaste”, cuenta la maestra.

Dijo que la violencia y el machismo trae consecuencias. Contó un caso crítico de un curso de cuarto de secundaria que no fue resuelto desde el año pasado, en el curso los chicos y las chicas no se hablan ni piensan hablarse.

“Las chicas dicen que los chicos son malos. En el Día del Estudiante los chicos compraron sus propias tortas y las chicas también, se les hace sentar  juntos pero no se hablan”, apuntó la profesora María. 

En otros colegios se forman grupos de varones que intimidan a las mujeres, les piden que les  copien las tareas. Les dicen que por ser mujeres tienen  que atender a los hombres y que deben servirles.

También está el caso de un colegio de La Paz donde el voto de un varón vale por dos votos de mujeres a la hora de elegir la directiva.

La brigadista dice que los profesores incurren en preferencias hacia a los hombres antes que a las mujeres: “Ellos dicen que venga primero un hombre y luego una mujer”, reprochó Rebeca Paredes.

Asimismo vieron a profesores  que mandan a sus alumnas a la pizarra solo para observarlas las piernas porque llevan falda. Ellas se sienten discriminadas en  las reuniones de padres de familia porque no las toman en cuenta con el argumento de que son jóvenes. En suma, hay mucho por hacer.

///