Octubre 21, 2018

Hay adultos que se tragan tapa coronas de cerveza y no se dan cuenta

“Hay muchos casos que vienen de días, semanas y meses después. A veces no se dan cuenta de lo que se han tragado. En la radiografía sale el metal. Se ve donde está ubicado y se actúa en consecuencia”, dijo el jefe de la Unidad de Endoscopía, Guido Villagómez.


Jueves 9 de Agosto de 2018, 1:00pm


La Paz, 09 de agosto (Urgentebo).- Si usted cree que solo los niños se tragan cosas extrañas, pues está equivocado. Las personas adultas también ingieren artículos que no se pueden creer, lo que sucede por lo general cuando se encuentran en estado de ebriedad. La tapacorona, huesos y chuño (papa deshidratada) son  los productos que ingieren los adultos, por lo que van a los centros médicos.

Existe un mito entre las personas que beben: si tu vaso de cerveza está sin espuma, es señal de que estás triste, por lo que hay quienes meten la tapa de la botella de cerveza para generar espuma. Pasadas las copas, hay personas que olvidan que el vaso contiene una tapa de cerveza y al hacer un “seco” ingieren la tapa como si fuera una “aspirina”.

“Las personas ingieren accidentalmente y en estado de ebriedad (...). La tapa corona es peligrosa por la forma que tiene su circunferencia, llena de puntas, eso dificulta la extracción (...) Habitualmente lo ingieren en estado de ebriedad”, advirtió el director del Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés, Juan Guerra.

Por el estado de ebriedad, a veces las personas no se dan cuenta de que se tragaron la tapa hasta que sienten alguna molestia en el esófago y llegan tarde al nosocomio de Miraflores, la extracción se hace más difícil porque el cuerpo extraño forma ulceras a su alrededor y se requieren tratamientos especiales.

“Hay muchos casos que vienen de días, semanas y meses después. A veces no se dan cuenta de lo que se han tragado. En la radiografía sale el metal. Se ve donde está ubicado y se actúa en consecuencia”, dijo el jefe de la Unidad de Endoscopía, Guido Villagómez.

En el Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés, de tercer nivel y de referencia nacional,  se atiende en promedio un caso al mes de adultos que ingieren tapa corona de cerveza, chuño (en granes porciones), huesos de pollo y cerdo. A veces los casos son difíciles de creer, atendieron pacientes, en estado de ebriedad, que se atragantaron con tenedores y cucharillas. “Aspiran y se meten la cucharilla, difícil de creer, pero sucede”, afirmó el especialista. 

Cuando no se llega a masticar y se tragan grandes fragmentos de chuño, este alimento se convierte dentro del esófago en algo peligroso para la salud, llega a obstruir el esófago con el tiempo. También se reportan casos que llegan desde las provincias después de días y con complicaciones.

Felizmente, en el Instituto de Gastroenterología no hubo casos que llegaron hasta la muerte, pero los tratamientos, a veces, pueden llegar a ser complicados y de larga duración, mucho depende del lugar y la forma en la que se encuentre el artículos o el alimento que ingirió el paciente. 

Villagómez afirmó que estos problemas se tratan por endoscopia, es decir se hace una exploración visual por la boca y se escoge la mejor técnica para extraer el producto si hacer daño la tráquea y la boca.

Las extracciones pueden ser sencillas y complicadas depende del objeto  y del tiempo en que haya estado en el cuerpo.

////