Marzo 21, 2019

FIDA reafirma su compromiso con Bolivia

Cientos de familias de áreas rurales tienen mejores ingresos económicos gracias al cofinanciamiento de sus emprendimientos. La Vicepresidenta de FIDA estuvo en  Bolivia para evaluar los proyectos.


Lunes 31 de Diciembre de 2018, 10:30am


(Giovana de la Cruz, Revista Oxígeno).- Cornelia Richter, Vicepresidenta del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) con sede en Roma, visitó por cuatro días Bolivia para reunirse con autoridades gubernamentales y fortalecer alianzas para mejorar la vida de la población rural del país, que aún presenta índices de pobreza. Los proyectos apoyados por el FIDA en Bolivia tienen como objetivo fortalecer las capacidades de organizaciones rurales, tales como cooperativas y asociaciones de productores, para ayudarlos a poner en marcha negocios rurales rentables y sostenibles.

Durante su visita, Richter después de reunirse con autoridades de gobierno como Mariana Prado, Ministra de Planificación del Desarrollo, y César Cocarico, Ministro de Desarrollo Rural y Tierras, visitó los proyectos de Procamélidos y Accesos.

“Si bien Bolivia continúa avanzando en el terreno de la salud, la educación y la infraestructura productiva, la pobreza rural sigue siendo grave”, dijo Richter.

La revista Oxígeno junto a los representantes del FIDA visitó los emprendimientos de los pobladores de municipio de Camargo en Chuquisaca y Villa Abecia.

Proyectos

Uno de los proyectos que apoya FIDA es el denominado Procamélidos, que  impulsa y mejora la producción relacionada con la ganadería de camélidos en Bolivia. Este plan aborda desafíos como la baja productividad, la disponibilidad limitada de piensos (alimento seco que se da al ganado) y agua, además del bajo valor añadido de los productos derivados de camélidos.

El programa se concentra en 47 municipalidades de La Paz, Oruro y Potosí, departamentos en donde se concentra el 67% de la cabaña de camélidos en Bolivia. Esta intervención financiada por el FIDA beneficia a 63.942 familias rurales que están compuestas por pequeños agricultores, artesanos y empresarios rurales, prestando una especial atención a los pueblos indígenas, las mujeres y los jóvenes.

El costo total del programa es de $us 38,8 millones, de los cuales el FIDA contribuye con $us 17,9 millones.

Mientras tanto, el Programa de Inclusión Económica Para Familias y Comunidades Rurales (ACCESOS), instancia operativa del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, se concentra en cofinanciar el desarrollo de empresas comunitarias que permitan a los pequeños agricultores acceder a los mercados y crear alternativas económicas en las áreas rurales.

Para ello, promueve el acceso a los servicios financieros, incluyendo cuentas de ahorro y crédito, además de seguros agrícolas.  El grupo objetivo de este programa está compuesto por unos 32 000 hogares, aproximadamente que representa el 24% de la población total de la zona del programa.  El costo total del programa es de USD 55,6 millones, de los cuales el FIDA contribuye USD 18,0 millones y una donación ASAP de USD 10,0 millones.

De cerca con los beneficiarios

Doña Maritza, junto a otras diez mujeres, mejoró su condición económica gracias a la lumbricultura. El programa ACCESOS el gobierno municipal co-financiaron el emprendimiento.

“Comenzamos con cinco kilos de lombrices con cuatro mil bolivianos y no teníamos los recursos para hacerlo, entonces nos presentamos al programa ACCESOS y aprobaron nuestro proyecto“, nos cuenta doña Maritza.

“Nos hemos arriesgado porque queríamos hacer algo para apoyar económicamente a nuestros esposos y hoy hemos mejorado nuestras condiciones de vida”, añadió.

Cada una de las emprendedoras construyó en su vivienda criaderos de lombrices en base a cemento.  La lombriz roja o californiana es la especie que estas emprendedoras crían, alimentándolas principalmente con estiércol húmedo de burro y sobras de comida.

Maritza detalla que cada una de las mujeres produce de manera mensual entre 20 a 25 kilos de lombrices y las venden a una empresa en Cochabamba a un costo de Bs 180 por kilo.

La cosecha de lombriz es destinada a la producción de harina, para eso separan las lombrices de su medio empleando una malla de alambre tejido y posteriormente someterlas a baños especiales para eliminar bacterias y hongos indeseables. Por ultimo son secadas al sol y molidas. El resultado final es un polvo de color amarillento que contiene proteína, aminoácidos, vitaminas y minerales. La próxima meta de este grupo de mujeres emprendedoras es producir harina de lombriz y elaborar sus propias galletas de lombrices para la exportación.

Transformación de frutas

En Villa Abecia, que está a 38 kilómetros de distancia del municipio de Camargo, está otro emprendimiento realizado por mujeres, que consiste en la transformación de frutas para la elaboración de mermeladas y jugos naturales. Villa Abecia se caracteriza por la producción de una variedad de fruta y sus derivados como ser mermeladas, vinos y singanis.

En el lugar existe una pequeña planta procesadora de fruta donde trabajan diez mujeres del lugar, quienes producen una variedad de mermeladas de frutas producidas en el lugar como naranja, zanahoria, durazno, ciruelo, e incluso locoto.

Su producción anual es de 45 mil mermeladas, 300 mil en dulces y 9 mil raciones de jugos en sachet, destinado al desayuno escolar del municipio de Camargo.

El FIDA, ha apoyado a los agricultores familiares bolivianos desde 1978. Durante estas cuatro décadas, el FIDA ha financiado 14 proyectos y programas para el país que han supuesto una inversión total de USD 287,5 millones (163,4 millones aportados por el FIDA y 124,1 millones aportados por el Gobierno, los beneficiarios y otros socios para el desarrollo.

///