Agosto 20, 2019

El sistema de salud de Bolivia mostró sus miserias este 2018

Infraestructura, personal y promesas develaron que el sistema de salud se halla en terapia intensiva.


Jueves 27 de Diciembre de 2018, 11:30am




El 17 de octubre falleció el niño cruceño Fernando Suárez a quien llamaban con cariño “Chumita”. El pequeño de 14 años que padecía de cáncer terminal y que luego murió desveló el drama de su madre que por querer pagar sus medicamentos aceptó traficar drogas.

Ese mismo día el presidente Evo Morales anunció que el Gobierno se hará cargo del tratamiento de radioterapia de los enfermos con cáncer en el país por el lapso de un año. Aquello comenzará en 2020. En junio el Hospital de Clínicas de La Paz, cerró la Unidad de Radioterapia por falta de equipos y recursos humanos. Esto generó la manifestación de un grupo de enfermos de cáncer en Bolivia. En julio de este año medios locales informaron que dos pacientes se desvanecieron mientras esperaban la atención de la unidad de Radioterapia de este mismo centro de salud. Pese a promesas este año marcó a los pacientes con cáncer.

Esa fue de una de las facetas que este año expuso el sistema de salud boliviano, que se encuentra en crisis, la que se manifesta en la falta de recursos humanos, deficiente infraestructura, pobre equipamiento y, además, enfrentamiento entre las autoridades de salud y el cuerpo médico.

“Vamos a implementar desde 2019 el Seguro Universal de Salud (SUS) gratuito”, anunció el presidente Evo Morales, el 5 de septiembre. La decisión generó apoyo y críticas de algunos sectores, pero sobre todo develó nuevamente que la salud en Bolivia aún permanece en terapia intensiva.

En un año, que estuvo marcado por las protestas de los enfermos de cáncer en todo el país y marchas por parte de los médicos en rechazo al SUS y manifestaciones sobre la falta de equipamientos en centros hospitalarios, la salud continúa mostrando una cara que pide a gritos que se la atienda.

En julio en Santa Cruz un corte de luz reveló falencias. El hospital Japonés, sufrió este corte de luz eléctrica el cual supuestamente habría provocado la muerte de pacientes internados.

Días después en el maternológico, San Juan de Dios de esa ciudad, también se afrontó similares problemas. Esta vez la falta personal, falta de equipos y la infraestructura fueron los problemas que salieron a relucir.

De acuerdo con los datos divulgados por la Gobernación de Santa Cruz, en todo ese departamento hay un déficit de 10.909 ítems de personal para los centros hospitalarios.

Por otro lado, en una nota publicada por El Compadre el 25 de noviembre se evidenció que la sala de emergencias del El Hospital de Clínicas paceño sufre un colapso diario de pacientes que exigen atención.

Este nosocomio de tercer nivel, es el más antiguo y de mayor referencia en el país. En promedio atiende a 120 pacientes externos y 50 pacientes en la unidad de emergencia por día llegan de todos los departamentos de Bolivia.

Al respecto el Director del Hospital de Clínicas de La Paz, Omar Rodas, indicó en esa oportunidad que de momento cuentan con 1.000 funcionarios, entre médicos, especialistas, paramédicos, enfermeras, servicios, administrativos y manuales. La cantidad de personal sería insuficiente para la ejecución del SUS, afirmó Rodas.

“El Estado genera un fondo de compensación para apoyar a municipios que exceden sus gastos en salud. En el caso de La Paz, la anterior semana cancelamos 33.389.185 bolivianos que complementa el aporte de 2016 y 2017, entonces ya no deuda”, remarcó.

Esta deficiencias sumada a pedidos  de otros sectores como los enfermos del cáncer, develaron que la salud en el país continúa en un estado crítico y pide a gritos una pronta solución.

///