Mayo 26, 2019

El sastre de Presidentes y formador de maestros

Sillerico acostumbraba llevar a sus hijos a palacio para que conozcan de su oficio. Ya en el interior de palacio fluía la confianza entre el sastre y las autoridades, en la toma las medidas el trato era de amigos, no había jerarquías.


Lunes 22 de Abril de 2019, 11:45am


22 de abril (Soledad Mena, Urgentebo.com).-Con traje azul oscuro  impecable, camisa blanca y corbata guinda,  así  viste Manuel Sillerico, el maestro sastre y el más requerido por  mandatarios, banqueros y personalidades reconocidas a nivel internacional. Con una experiencia de 67 años en la costura, ahora es formador de  generaciones.

“Tengo  la satisfacción de haber servido a personas que han sido parte de la historia”, dijo en entrevista con el semanario El Compadre el  sastre de 80 años que empezó aprender su oficio en distintos talleres de costura desde sus 13 años.

La calidad del acabado de sus trajes le llevó al éxito y le dio fama. Su más grande satisfacción es haber vestido a mandatarios del exterior e incluso al Papa Juan Pablo II que llegaron hasta su  taller para solicitarle un traje. 

“Hice trajes para el presidente de Venezuela, Andrés Pares, al de Brasil, Luiz Ignácio Lula da Silva, hice abrigos para el Papa nos han venido a visitar, les he tomado medida acá. Han pasado personajes tan importantes”, destaca. 

Diferentes autoridades de gobierno y varios expresidentes del país pasaron por su taller. Recuerda que los exmandatarios eran exigentes en su manera de vestir, en particular Víctor Paz Estensoro y Hugo Banzer, “los que fueron a misiones importantes fueron amigos vestidos por la sastrería Sillerico”, dijo.

Sillerico acostumbraba llevar a sus hijos a palacio para que conozcan de su oficio. Ya en el interior de palacio fluía la confianza entre el sastre y las autoridades, en la toma las medidas el trato era de amigos, no había jerarquías.

“Nos llevó a las pruebas. Tengo el gusto de haber conocido a Víctor Paz Estensoro en sus ensayos, se trataban de tú a tú, era una armonía única entre maestro y cliente. Mi padre nos decía que la experiencia era única y que una sola ves íbamos a vivir aquello”, remarcó Bernarda Sillerico, su hija que ahora dirige la empresa por tradición.

Sillerico no solo viste a autoridades, sino también es un experto en asesorar siguiendo normas en la vestimenta para mandatarios del estado, “el maestro sastre tiene que estar suficientemente instruido para asesorar a las personas la manera que estén vestidos adecuadamente para diferentes ocasiones”, manifestó.

Empezó su oficio a sus 13 años en distintos talleres. Inauguró su primera sastrería tras haber prestado su servicio militar. Tuvo maestros extranjeros europeos (Catalanes). Desde ahí las telas, agujas e hilos forman parte de su vida, se convirtieron en su esencia.

Recorrió casi todo el mundo con la sastrería. En 1970 representó por primera vez a Bolivia  en un congreso mundial de sastres en Madrid España.

 Se especializó en la alta costura en  Barcelona, ello le dio paso a representar al país  llevando la moda de la bayeta nivel internacional junto a sastres como Sirilo Villalobos y Poli Peñaranda.

“La meta es que la sociedad aprecie que un traje es importante y debe estar bien hecho por un  buen maestro sastre, es el complemento de la personalidad de una persona”, aconseja.

Fundo una Academia, aunque todavía no tiene una infraestructura, pero usa taller como espacio de enseñanza, donde comparte  sus conocimientos con las futuras generaciones que lo buscan para aprender del maestro. 

Es una Academia que ha generado una gran repercusión e interés en el mundo de la costura.

“Actualmente sigo enseñando a las generaciones,  he formado muchas personas como maestros, sastres para que puedan desenvolverse  como sastres fuera de nuestras frontera. Nosotros los bolivianos somos muy requeridos en Italia y otros paises de Europa”, destacó Sillerico.

Manuel Sillerico.jpg

Manuel Sillerico