Diciembre 18, 2018

El partido del TSE

El OEP ha reaccionado como todo el mundo en este país: pateando la pelota fuera de la cancha. Aquí nadie se hace cargo de sus dejadeces y, así estamos.


Martes 27 de Noviembre de 2018, 11:30am


En el fútbol, el desempeño de un árbitro es directamente proporcional a su nivel de protagonismo: a mayor notoriedad en el partido, menor calidad de su trabajo.

El Órgano Electoral Plurinacional (OEP) no venía bien; independientemente de los vocales —como individuos y como profesionales—, después de un largo tiempo de marejada, nunca pudo reflotar su deteriorada imagen… hasta que llegó la chambonada de la militancia falsa y el barco terminó de encallarse. Ergo, el juez del partido de la política nacional tiene, hoy, más atención del periodismo que cualquier precandidato.

Ante este panorama, nadie con dos dedos de frente se arriesgaría a pensar en un OEP creíble o confiable. Escuché al más valiente de sus vocales, Antonio Costas, afirmar en la televisión que las elecciones primarias “se han apresurado”. Tiene razón pero, acto seguido, en un intento de defender al Tribunal Supremo Electoral (TSE), buscó tranquilizar al país con el argumento de que los comicios de enero no estarán regulados por el padrón de militantes sino por el biométrico. Pues bien, en lo profundo de su ser, él sabe que hasta en el más ingenuo puede caber la duda razonable de que el padrón electoral esté igualmente viciado si, como se ha visto, la capacidad de control del TSE es sumamente pobre.

El OEP, al deslindar cualquier responsabilidad apoyándose en la evidencia de que varios partidos inscribieron engañosamente ciudadanos como si fuesen sus adeptos, ha reaccionado como todo el mundo en este país: pateando la pelota fuera de la cancha. Aquí nadie se hace cargo de sus dejadeces y, así estamos.

¿Que hubo un abuso por parte de esos partidos? Claro, por supuesto que sí. Pero al OEP le faltó hidalguía para señalarlo y luego aceptar que permitió —posiblemente con negligencia— que dichas organizaciones se burlasen de la población al registrar en sus libros a gente que no tiene ninguna relación con su sigla. Dice un conocido refrán, con adaptación rioplatense, que “la culpa no es del chancho sino del que le da de comer”.

La fragilidad del sistema de inscripción y recepción de firmas anotadas en libros de militantes ha quedado al descubierto y los pares del OEP deben estar anonadados en este momento con semejante escándalo. Eso para decirlo suavemente, para no decir que el TSE de Bolivia está siendo el hazmerreír entre los órganos electorales a nivel mundial.

Antes de toda elección (como de un encuentro de fútbol), lo mínimo indispensable que exige un elector (como también un espectador) es un juez confiable. Primero, el TSE no supo despegar su nombre del partido de Gobierno, tras una crisis interna que derivó en su resquebrajamiento institucional y en una inevitable susceptibilidad de la población. Y luego se armó el tole tole conocido por todos que, así como desnudó la vulnerabilidad del sistema de vigilancia al registro de militantes (si hubo uno), puso al descubierto algo todavía más inquietante: la falta de seriedad del OEP.

Ahora, después de semejante turbulencia y con el cuerpo magullado, el TSE se apresta a dirigir su partido más difícil: dentro de dos sábados deberá pronunciarse respecto a la continuidad del impenitente binomio Evo-Álvaro en el certamen de simpatías políticas cada vez menos deportivo del país. Un juez imparcial, probablemente, no le permitiría jugar ni en el fondo de su casa, a la luz del 21F, pero… el árbitro de las primarias, ¿es imparcial?

Por otro lado, ¿quién va a garantizar la seguridad de los vocales en caso de que decidieran impugnar la postulación de Morales y García Linera? ¿La Policía? ¿La Policía del comandante que respaldó públicamente el “proceso de cambio”? Habría que ponerse en los zapatos de esos vocales y recordar cómo fueron amenazados, también de manera pública, nada menos que por el Vicepresidente del partido oficialista: si inhabilitan a la dupla en cuestión, “que se atengan a las consecuencias”.

////

 

  • G20: buenas noticias para Argentina

    Dic 17 2018 |

    Con el francés Macron, Argentina puede ver acuerdos e inversiones en energía con resultados en los próximos años. 


  • La última palabra la tiene el pueblo

    Dic 12 2018 |

    Por lo tanto, la última palabra la tiene todavía la ciudadanía. Resultaría incomprensible que sirviera para otra cosa que no sea darle un halo de vida, por el bien de todos.


  • ¡Mucho más y mejor!

    Dic 12 2018 |

    Hoy cultivamos 15 veces menos que en el mejor momento y mientras la exportación de algodón en fibra e hilados caen cada vez más


  • El exilio y sus combinaciones

    Dic 11 2018 |

    Es cierto, uno comparte las fiestas del trabajo, pero al día siguiente uno vuelve caer en el casillero de colega. Al fin y al cabo Suecia, es para los suecos