Julio 19, 2019

Denisse Quiroga: “Estoy lista para ser madre”

Ambos son periodistas y presentadores de tv. Ella cuenta cómo es la vida de matrimonio y cómo esperan la bendición de un bebé.


Miércoles 4 de Abril de 2018, 3:30pm




La Paz, 4 de abril (Revista Oxígeno).- Dicen que detrás de un hombre hay una gran mujer. Y como las “reglas” están para ser rotas, detrás de una gran mujer como Denisse Quiroga, hay un gran hombre y buen compañero de vida y, además, colega: Juan Carlos Monrroy. Ambos viven en matrimonio desde el 2013 y el próximo 20 de abril cumplirán cinco años de vida familiar. Dicen que están listos para cambiar sus apretadas rutinas de horarios para recibir la bendición de un bebé.

Denisse, presentadora de Telepaís y La Revista de Unitel, conoció a su colega Juan Carlos —presentador de El Mañanero y Notivisión de Red Uno— durante una cobertura de prensa en el trabajo cotidiano. Fueron cuatro años de noviazgo hasta que decidieron unir sus vidas un 20 de abril. Ahora conocerermos a la mujer  que cada mañana llega los hogares con su agradable sonrisa  y actitud positiva. A la Revista Oxígeno relata lo que tuvo que atravesar para conseguir sus sueños.

¿Quién es Denisse Quiroga?

Denisse Quiroga es una mujer luchadora  e independiente. Desde muy pequeña trabajó duro para conseguir sus metas e ideales, algunos tomaron más tiempo en ser logrados, otros fueron oportunidades inmediatas; siempre trato de tener  nuevos sueños que alcanzar. Entre mis defectos soy impaciente y  demasiado obsesiva.

Háblanos sobre tu infancia, del colegio

En colegio era una conocida “nerd” (ríe), con lentes, introvertida y estudiosa, pero no me molestaba, afortunadamente esa época no me hacían bullying, al contrario era divertido y generaba  respeto entre mis amigos. Me daba confianza ser una buena alumna.

Viviste un tiempo en Estados Unidos ¿Cómo fue la experiencia?

Una vez que terminé la Universidad se presentó la oportunidad de viajar a Estados Unidos en un intercambio cultural. No lo dudé porque mi sueño era  especializarme allá, vivir en ese país y ayudar a mi familia. Sin embargo, no fue tan sencillo como pensaba. Fui realmente cargada de muchas ilusiones, soñaba en grande pero estando allá me di cuenta que mi sacrificio debía ser mayor.

¿Qué fue lo más difícil que te tocó pasar allá? 

Para empezar no tenía los documentos que me permitían trabajar en un horario completo, incomunicada, sin  comodidades que tenía en Bolivia. Allá dependía totalmente de la familia que me acogió, de sus actividades, sus reglas, horarios, alimentos. En fin, volví a ser una niña de 12 años.

El idioma también era otra limitante me costaba entenderlo y me molestaba no poder expresarme como quería. Entonces, por mis miedos, obsesiones y frustraciones empecé a comer desenfrenadamente subí de peso, casi 20 kilos demás, mi autoestima cada vez se veía afectada pero aun así quise intentarlo. Una vez que acabó mi intercambio logré ingresar a una Universidad y me puse a trabajar, limpiando casas, restaurantes de comida rápida (MC Donalds) y, pese a que ahorraba todo lo que tenía, solo me abastecía para la Universidad. Así que cansada de ver barreras en mi vida decidí regresar. Pero hoy en día, haciendo un balance, puedo decir que fue mi mejor experiencia de vida.

¿Cómo fueron tus inicios en los medios?

Cuando regresé a Bolivia decidí buscar mis oportunidades, fui tocando puertas, hice casting y no conseguí nada pero me propuse trabajar en televisión. Conseguí un trabajo de oficina porque mi peso no me permitía modelar y generar ingresos con ello, entonces  comencé a ponerme en forma, a independizarme nuevamente y ocho meses después me llamaron de PAT. Hice nuevamente el casting y el lunes siguiente ya estaba trabajando en la revista matinal Hola País. Ocho meses más tarde recibí la invitación de mi actual casa televisiva, Unitel, en la que llevo nueve años aprendiendo, creciendo y compartiendo con mis compañeros en La Revista y Telepaís Meridiano.

¿Qué se necesita para ser un buen profesional en esta carrera?

Para ser un buen profesional en esta carrera necesitas  una preparación constante,  mucha lectura para conocer de diversos temas y  por último necesitas tiempo porque en esta carrera no hay descansos, ni feriados o fines de semana las noticias como dicen no esperan y debes sacrificar muchas veces tus espacios personales  y familiares para cumplir con tu deber.

Lea la nota completa en la Revista Oxígeno