Julio 19, 2019

Conozca el calvario de la niña y la madre que mató al violador de su hija

 “Saldrá de la cárcel de Obrajes a la cárcel de la comunidad, donde enfrentará muchísimos problemas, donde un contexto machista y cruel probablemente no la deje insertarse, porque representaría un mal ejemplo”, dijo Galindo.


Miércoles 26 de Diciembre de 2018, 2:00pm




La Paz, 26 de diciembre (Urgentebo.com).- Esta es la dramática historia de María Soledad Siñani y su hija, que devela el hostigamiento de una comunidad a dos mujeres tras un hecho de violación y muerte del victimador.

María Soledad Siñani es una mujer campesina de una comunidad, a hora y media de caminata, del municipio rural de Pucarani, quien mató a su esposo luego de encontrarlo infraganti violando a su hija de 14 años. Actualmente cumple detención preventiva en Obrajes y el lunes se dispuso su detención domiciliaria en su comunidad en Pucarani.

“Se despertó con los sollozos de su hija que estaba siendo violada por su marido borracho (…) María Soledad no se quedó petrificada, no se hizo la dormida, no fue cómplice de su marido violador; sino que se levantó, lo golpeó, lo estranguló, lo cargó en la carretilla y lo fue a botar a la zanja del camino, donde él murió congelado”, detalló María Galindo, cofundadora de Mujeres Creando.

Detalla que de acuerdo al informe del médico forense y hablando con la niña, ella fue violada continuamente por su padrastro cuando la madre pastaba a sus vacas.

Su propia comunidad fue quien la entregó a las autoridades y la denunció, incluso denuncia, fueron quienes le despojaron de los papeles de su tierra.

Cuando Mujeres Creando se hizo cargo del caso, ella ya se había declarado culpable a sugerencia del abogado de defensa pública, quien según Galindo, ni hablaba aymara, el idioma de María Soledad, para entender lo que realmente había pasado.

Desde hace seis meses María Soledad está recluida en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes, mientras su única hija vive sola en su comunidad al cuidado de sus cinco vacas que son su medio de subsistencia.

“En el colegio ha sido hostigada mucho tiempo, no le hablaba nadie. La comunidad ordenó que la empresa Delicia deje de comprarle leche, la verdad una situación muy dramática”.

Después del hecho la niña había decidido ya no asistir al colegio, pero gracias al apoyo de una profesora terminó el año escolar e incluso cobró el Bono Juancito Pinto para entregárselo inmediatamente a su madre.

A pesar de que ya no podía vender la leche a Delicia, se dio los modos para seguir haciéndolo por terceros.

El pasado lunes 24 de diciembre, la jueza Miriam Tarqui del Juzgado Segundo Anticorrupción y Contra la Violencia Hacia las Mujeres de El Alto fue quien otorgó a esta madre la detención domiciliaria para poder retomar sus actividades productivas en su comunidad rural y defenderse en libertad.

 “Saldrá de la cárcel de Obrajes a la cárcel de la comunidad, donde enfrentará muchísimos problemas, donde un contexto machista y cruel probablemente no la deje insertarse, porque representaría un mal ejemplo”.

Galindo confiesa que tienen temor por la seguridad de María Soledad y su hija una vez retorne a su casa, por esa razón hablaron con las dos hermanas de María para que de alguna manera la acompañen y protejan de cualquier hostilidad proveniente de su comunidad.

“María Soledad es para nosotras un gran ejemplo de legítima defensa de su hija y creemos que jamás debió ir a parar a la cárcel, pero estamos sumergidas en un sistema jurídico que no le ofreció protección, que no le ofreció un juicio justo, pero que sí la ha condenado”.