Septiembre 18, 2018

Cada día se reporta el robo de 517 teléfonos celulares en Bolivia

El dato de la ATT proviene de las denuncias presentadas por los dueños de los móviles, a través de las telefónicas que operan en el país. La Paz es la ciudad donde más robos se cometen. Esta actividad delincuencial da lur a un millonario negocio.


Viernes 16 de Febrero de 2018, 3:00pm


La Paz, 16 de febrero (Urgentebo).- El robo de teléfonos celulares, incluso a riesgo de la vida misma de la víctima, da lugar a un negocio lucrativo ilegal. Cada día, en promedio, los delincuentes roban 517 dispositivos móviles en el país, los que son “flasheados” para ser comercializados en conocidos puntos de las principales ciudades.

En los registros de la Autoridad de Telecomunicación y Transportes, durante la gestión del 2017 se reportaron 189.000 equipos terminales móviles como robados, hurtados y /o extraviados. Los departamentos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba lideran en las estadísticas de robo de celulares.

El dato de la ATT proviene de las denuncias presentadas por los dueños de los móviles, a través de las telefónicas que operan en el país.

El responsable de la División de Propiedades de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), mayor Juan Millán, informó que por día la repartición policial recibe reporte de 2 a 15 celulares robados.

Los delincuentes hurtan y roban celulares con el sistema operativo Android por el fácil “flasheado” y desbloqueo. Lograron desbloquear  el celular robado y comercializarlo, y no así los iPhone que tiene mejores medidas de seguridad.

“Es un negocio lucrativo para los antisociales, estamos hablando de celulares antiguos los  que incluso tienen tecla que son comercializados a 20 bolivianos. Muchas  veces sustraen celulares que cuentan más de 500 dólares y lo comercializan 200 dólares, explica el mayor Millán.

En un ejercicio preliminar, si los 517 celulares robados son comercializados a un promedio de 50 dólares, se concluye que por día hay un movimiento superior a los 25 mil dólares en el país. En un año, el monto se  aproxima a los $us 10 millones.

Fuera del denominado “Barrio Chino”, punto donde se comercializan celulares robados en El Alto y la ciudad de La Paz,  la  FELCC identificó otros sectores como la avenida Buenos Aires, Cementerio General,   Villa Fátima, avenida las Américas y 15 de abril, el barrio de Tembladerani, donde proliferan la venta de móviles de todo tipo. Además se constató la proliferación de tiendas de servicio técnico

“Es un movimiento significativo, no podemos decir que es millonario, los delincuentes han visto el negocio lucrativo en este aspecto”, manifestó.

Las tiendas de servicio técnico están tratando de enmascarar sus actividades ilícitas, compran celulares robados y reportados a las empresas telefónicas. Compran supuestamente para el uso de sus repuestos. Los antisociales ante la imposibilidad de su habilitación legal y desbloqueo recurren a  tiendas de servicio técnico, quienes a la vez vuelven a poner a la venta.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, denunció  que las tiendas de servicio técnico trabajan en donde se “flashean” trabajan en la complicidad con los amigos de lo ajeno.

En un operativo realizado en las tiendas de servicio técnico, los propietaris no pudieron justificar la tenencia de tantos celulares. Muchos de ellos se vendían como nuevos, la policía verificó que el IMEI no coincidía con las cajas. 

“Lo que hicimos es hacer un rastrillaje en la zona Eloy Salmón, queríamos cerrar el “Barrio Chino” la zona roja. Hay dos personas arrestadas”, dijo Quiroga.

Roberto Loayza, representante de las tiendas de servicio técnico de celulares, manifestó que se encuentran en estado de emergencia ante la acción policial, temen ser involucrados en algún hecho delictivo por sus servicios. Para una mejor seguridad, piden que las empresas telefónicas dejen de registrar los imei de los celulares mediante mensajes o llamadas telefónicas, sino de manera física.

“Uno no sabe cuándo traen celulares robados, no le podemos pedir sus facturas”, justificó.