Abril 20, 2019

Cómo el avance de la tecnología derrumbó a tres gigantes

Fidel Alvarez, especialista en tecnologías de información, hace un análisis sobre cómo la tecnología se ha devorado a gigantes de la empresa que confiaron en su perfil y menoscabaron el avance de otros recursos. Una nota para leer y compartir.


Lunes 13 de Junio de 2016, 4:30pm


La Paz, 13 de junio (Fidel Alvarez para Urgentebo).- Era enero de 2012, después de más de 130 años de gloria, Kodak se declaraba en quiebra ante el asombro del mundo. Paradójicamente la fotografía digital, esa innovación que a mediados de los años 70 Kodak había desarrollado y que postergó indefinidamente su puesta en el mercado por temor que entorpeciera el éxito en la venta de sus cámaras, le había propinado un golpe que le aseguró su muerte lenta. Como ésta otras historias similares se repitieron con Nokia y Black Berry, dos casos que sorprendieron al mundo de la tecnología. Uno de los pocos que aprendieron las lecciones la velocidad en las decisiones de tecnología fue Facebook, que en 2014 compró Whatsapp a tiempo, porque el crecimiento de su competidor se convertía en una gran amenaza y hubiera terminado por devorar a Facebook en dos o tres años. Veamos algo de la historia de estos cuatro casos emblemáticos.

Kodak "dejó de hacer el resto"

En 1963 Kodak había inventado la fotografía instantánea con las famosa Polaroid o “Instamatic” que para entonces fue uno de los más importantes desarrollos tecnológicos en fotografía.  Vendió más 50 millones de cámaras en 7 años bajo el lema "usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto". Eso le aseguró una vida fácil, además que producía accesorios como sus famosos rollos de películas, entre otros, que incrementaban su prosperidad. En 1975 desarrolló la tecnología de lo que hoy se conoce como la fotografía digital, sin embargo la prosperidad que venía de la propia fotografía instantánea le nubló la visión postergando y luego olvidando el desarrollo de esa innovación. Otros señalan que Kodak temía que la fotografía digital “destruyera su lucrativo negocio para cámaras de rollo“. Tamaño descuido le costaría la vida. Entre la primera década de los 2000 Kodak vio que sus ingresos se reducían dramáticamente en un 50% al mismo tiempo que tuvo que reducir su personal a un 25%, de “64,000 empleados en 2003 a sólo contar con 17,000 en 2011”. Finalmente en diciembre de 2012 Kodak se declaró en “suspensión de pagos” lo que equivale a declararse en quiebra ante el asombro del mundo. En los siguientes años Kodak desarrolló algunas acciones para mantenerse en el negocio sin éxito y su nombre quedaría sólo como un dato para la historia de los orígenes de la fotografía digital.

La primera década de los años 2000 nos tendría preparada otras caídas sorpresivas en el mundo de la tecnología. En 2007 Apple revolucionó la industria de la telefonía móvil y de los Smartphones con el lanzamiento de Iphone mediante su sistema operativo iOS que sería la antesala para el desarrollo del sistema operativo Android. Este suceso cambiaría completamente el escenario de la telefonía móvil, pero no todos tendrían esa visión. Para entonces Nokia tenía un negocio muy próspero vendiendo sus confiables, duraderos y cada vez más pequeños teléfonos. Pareciera que la empresa finlandesa miró con desdén la irrupción de los Smartphones, porque para 2007 copaba casi el 50% del mercado de teléfonos móviles y por entonces 13 de los 20 teléfonos más vendidos de la historia eran modelos de Nokia. Tamaño éxito fue uno de los factores que le impidió ver el nuevo escenario del negocio de los Smartphones lo que al final sería el principio del fin. En cinco años Nokia se desplomaría ante la arremetida de los Smartphones, en 2009 Nokia reportaría su primer trimestre de pérdidas, para 2010 ocupaba el 32 % de las ventas, 2011 solo el 23%, para 2012 solo ocupaba cerca del 8% de las ventas de celulares en el mundo.

Nokia se resistió a la tendencia Smart

Microsoft Lumia, el último modelo

El columnista James Surowiecki, resumió así lo sucedido con Nokia: “Al final, la empresa subestimó la relevancia del software, desde las aplicaciones hasta la experiencia de usuario. Nokia era una empresa conformada por expertos en hardware que marginaban a los expertos en software”. En un intento desesperado por sobrevivir Nokia adoptó en 2011 el sistema operativo móvil Windows Phone de Microsoft, que no logró detener, ni siquiera atenuar su caída libre, otras compañías le llevaban años de ventaja. En 2013, cuando su participación en el mercado estaba en menos del 5% Microsoft adquiría la división de móviles de Nokia. En 2014 desparece la marca finlandesa, y su último modelo el Nokia Lumia pasaría a llamarse Microsoft Lumia. Otro gigante de la tecnología había muerto debido al factor de la velocidad en la toma de decisiones en tecnología.

Blackberry se encerró en su mercado

Ahí no acaban las historias de caídas de los grandes. BlackBerry tuvo su era de oro, que estuvo marcada por una famosa frase y signo de prosperidad: “Yo BlackBerry, tu BlackBerry…” En 2007, en el mismo año que se lanzó el Iphone, Black Berry introdujo al mercado su famoso modelo “Curve”, uno de los primeros modelos de tamaño grande, mientras Nokia los hacia más pequeños. Ese diseño le permitió tener un pequeño teclado en el teléfono lo que daba más autonomía y versatilidad en su manejo. BlackBerry desarrolló su propio sistema operativo que resultó ser bastante seguro lo que le permitió ganar segmentos importantes de clientes como la Casa Blanca y todo el sistema de seguridad de ese país y de algunas grandes compañías, como de algunas escuderías de la Fórmula 1. Nuevamente la maldición del éxito se repetía y sería uno de los factores que le impediría al gigante canadiense ver la amenaza inmediata. La competencia de las empresas que venía desarrollando Smartphones con la tecnología Touch y los sistemas operativos iOS y Android se pasaron por encima al “teléfono grande con teclado incorporado”, pues desarrollaron teléfonos inteligentes grandes y con teclado virtual, que le daba mayor espacio útil a la pantalla y por tanto más versatilidad y mayores posibilidades de uso, entre otras diferencias incluida el sistema operativo. En un intento por permanecer vigente BlackBerry desarrollo nuevos modelos teléfonos pero nunca fueron competencia en el mercado. El modelo Z10 fue uno de los últimos en ser desarrollados por BlackBerry pero sólo logró ser uno de los símbolos de su despedida. BlackBerry no murió pero se replegó a trabajar con el segmento de sus grandes clientes que había logrado. Una vez más la velocidad en la toma de decisiones fue un factor decisivo para la permanencia en el mercado.

 

Pero la historia de la importancia de la velocidad en la toma de decisiones conocería un caso de éxito, que por mucho tiempo será uno de los más sonados de la historia: la compra de Whatsapp por parte de Facebook. Este episodio se puede resumir en la famosa frase “Si no puedes vencer a tu enemigo únetele” o cómpralo. En febrero de 2014 Facebook compraba Whatsapp por 19,000 millones de dólares, una cifra sin precedentes hasta entonces. Cómo se explica que Facebook haya pagado esta millonaria cantidad de dinero? La respuesta es visión. Whatsapp era un “startup” (“una empresa pequeña o mediana de reciente creación y normalmente relacionada con el mundo tecnológico”) que empezó a tener un éxito sin precedentes, era un desarrollo específicamente para teléfonos móviles, decir para la palma de la mano y rápidamente iba ganando espacio en los usuarios de todo el mundo. Por su parte, Facebook fue pensado para ordenadores convencionales, lo que al final fue una limitación en su competencia frente a Whatsapp que Messenger no pudo ni puede cubrir. Facebook era (y sigue siendo) un gigante y por entonces bordeaba los mil millones de usuarios alrededor del mundo. Pero Facebook no se nubló con su éxito, tuvo la visión de ver tres factores decisivos para la compra de su competidor:

“i. Whatsapp sumaba 1 millón de usuarios al día y tenía 450 millones de usuarios activos cada mes, más que Facebook, Instagram, Skype y otros, ii) El 70% de los usuarios de Whatsapp usaban sus servicios a diario, mientras que el 62% de los usuarios de Facebook visitan a diario esta red social, iii) Zuckerberg quería convertir Whatsapp en empresas tan populares como Youtube, Tencent o la misma Facebook”. En resumen, Zuckerberg se dio cuenta a tiempo que en dos años Whatsapp se habría literalmente “devorado” a Facebook, así que decidió pagar por su subsistencia y al mismo tiempo hacerse más grande. Esta vez la velocidad en la toma de decisiones fue un factor de éxito.

Son apenas cuatro historias de fracasos y éxitos de las muchas que hay, las lecciones están ahí, pero la historia continúa porque las innovaciones en tecnología son muy dinámicas. Facebook y Whatsapp no estarán por siempre en la cima de las redes sociales, ya existen otro tipo de herramientas sociales y se desarrollarán otras qué algún momento los destronarán, si es que los gigantes de las redes sociales no se reinventan. Lo mismo vale para la fotografía digital, no será por siempre la reina. Todo dependerá de la velocidad en la toma de decisiones y la visión para llegar a la cima o caer. Qué hubiera pasado si Kodak tenía la visión de comprar o aliarse con Sony?