Julio 22, 2019

Bolivia no previno el arenavirus y no desarrolló el tratamiento

La enfermedad desconocida, que provoca fiebre hemorrágica, fue detectada en Caranavi (La Paz), desde donde la médico interna, Ximena Cuellar, fue trasladada con síntomas de fiebre alta, dolores en el cuerpo y sangrado en las encías. Fue la segunda víctima mortal del virus en La Paz.


Miércoles 10 de Julio de 2019, 10:45am




Bolivia no previno el arenavirus y no desarrolló el tratamiento

10 de julio (Urgentebo).- El 30 de junio reciente se conoció que dos médicos fueron afectados por un virus no identificado. Ambos estaban en terapia intensiva y las escasas informaciones que se dieron oficialmente provocaron dudas. Dichos casos ocurrieron en el departamento de La Paz y la noticia corrió como un reguero en las redes sociales.

Después de tres días, confirmaron que se trataba de arenavirus, una enfermedad transmitida por un roedor selvático y contra la cual no hay vacuna y ni tratamiento definido en protocolos.

Los dos casos de arenavirus de los últimos días, no son los primeros. De hecho, en este periodo reciente, hubo otros casos que terminaron en muerte. Y, más antes, en los departamentos de Beni y Cochabamba la gente trata este mal con procedimientos caseros. Los combaten con transfusiones de sangre de personas inmunes que ya pasaron esta enfermedad, enemas y mates de malva.

“(La) fiebre hemorrágica de la familia arenavirus existe en muchos países que han considerado importante y han encontrado tratamiento, han hecho vacuna y la gente ya no se muere de eso, en Bolivia no ha hecho eso”, dijo Wilfredo Camargo, epidemiólogo. 

La enfermedad desconocida, que provoca fiebre hemorrágica, fue detectada en Caranavi (La Paz), desde donde la médico interna, Ximena Cuellar, fue trasladada con síntomas de fiebre alta, dolores en el cuerpo y sangrado en las encías. Fue la segunda víctima mortal del virus en La Paz.

En la enfermedad arenavirus, existen varios tipos de virus, entre ellos el Machupo I boliviano que fue descubierto por Ronald MacKenzie en 1963 en el municipio de San Joaquín (Beni), lo bautizó con ese nombre  por el río.

En el servicio de provincia, Camargo vio varios casos de pobladores que morían en el municipio de San Joaquín, donde se dio los primeros casos de fiebre hemorrágica. 

“Nosotros siempre hemos estado tratando los casos en estancias, caseríos y ciudades del Beni”, dijo el especialista epidemiológo.

Regiones del Beni como San Joaquín, Magdalena, Baure, Guacaraje, Corobayaya, Bella Vista son lugares donde registraron casos de fiebre hemorrágica desde 1990 hasta el 2013.

Camargo, como exdirector de Epidemiologia del Beni, diagnosticó desde diciembre del 2012 hasta mayo 2013, 17 casos de fiebre hemorrágica, de los cuales cinco fallecieron y el resto salvó la vida.

El 13 de julio de 2005 hubo tres casos de personas que murieron con el arenavirus  en el TIPNIS Cochabamba, cerca del Beni.  Sin embargo, encontraron un Calomys (roedor selvático) diferente al del Beni: grandes, peludos y negros, tenían un  DNA y ARN  diferente al Machupo I, por lo que lo bautizaron con el nombre de Machupo II o virus del Chapare.

El modo de contagio es el mismo, se da por el uso de los utensilios, contacto por sangre, saliva, lagrimas, semen, fluidos del ratón (orina y heces).

“Nos curamos sórdidamente, con lo que pillamos: medicamentos para la fiebre,  si le falta sangre al paciente le ponemos sangre, es mucho más difícil conseguir tratamiento”, dijo Camargo, quien guía a los médicos a  través de su libro para reaccionar ante la enfermedad, ya que no hay un tratamiento para la cura.

La ribavirina, que sirve para contrarrestar la enfermedad, ya no existe en la farmacopea boliviana, por lo que se importa de los demás países, dijo el especialista.

La población buscó maneras de controlar naturalmente la enfermedad y se dio cuenta que introduciéndose  enemas de malva (hierba) y tomando infusiones de malva pueden curarse.  La población desconoce el tipo de propiedades que tiene la malva.

Jhemis Molina,  jefe nacional de Epidemiologia del Ministerio de Salud, manifestó que hay que esperar  de ocho a 12 días  para confirmar el tipo de virus que se detectó en el municipio de Caranavi; una vez que se tenga tipificado el tipo de virus se analizará la fabricación de la vacuna.

“Seguramente en este mismo comité técnico que tenemos interdisciplinario e interinstitucional vamos analizar la pertinencia de la fabricación de una vacuna. Como no tenemos la certeza de qué tipo de virus es, mucho menos podemos hablar de qué tipo de vacuna se van a fabricar”, remarcó.

Lo que requieren es tiempo para terminar de hacer las investigaciones  epidemiológicas y en base a esos insumos los expertos serán quienes emitan un criterio clínico epidemiológico para establecer el tipo de vacuna que fabricarán.

En tanto que se asume medidas de sostén y esperan el tiempo necesario para la cura. Combaten la enfermedad con Plasma “hiperinmune” y un antiviral que no existe en el país, que se trae del exterior.

El arenavirus es una enfermedad rara, fue catalogada como accidental porque es una enfermedad  zoonótica transmitido por un roedor a las personas. El roedor es del genero de Calomys, aun no identificaron qué tipo de animal transmisor es, aunque sí se sabe que el roedor es netamente silvestre.

El ratón elimina los virus a través de sus fluidos corporales  (orina y excretas) en su habitad, el virus empieza a diseminarse por el aire y el hombre lo adquiere al momento de invadir su territorio.

Se recomiendan que las personas que cuando empiecen a desmontar o desmalezar su terreno en el monte, usen guantes y barbijos  para evitar la infección.

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, tras confirmarse la presencia del arenavirus, pidió “desratizar” Caranavi y declarar alerta epidemiológica en la zona y alerta sanitaria en La Paz al Ministerio de Salud para evitar la propagación de la enfermedad.