Julio 22, 2018

Amaru: El cáncer debe ser atendido gratuitamente en Bolivia

Para el especialista poco o nada se hizo para mejorar la atención de esta enfermedad, porque el tratamiento del cáncer en Bolivia es una tragedia. Reclama que el Estado Plurinacional declara el tratamiento contra el cáncer como política de Estado.


Miércoles 11 de Julio de 2018, 9:30am


La Paz, 11 de julio (Urgentebo).- En Bolivia la atención en salud es la piedra en el zapato del Gobierno. Por ejemplo, en los últimos días se hizo muy visible la precariedad en la atención a los enfermos de cáncer, porque a las familias se les agotan los recursos económicos y el Estado no cuenta con el equipo necesario para atender a los pacientes. Ricardo Amaru Lucana, médico boliviano especialista en  Oncohematología y Biología Molecular, es uno de los pocos especialistas de Bolivia. Con más de 20 años de experiencia, el médico dice que la problemática del cáncer debe ser encarada como un asunto de salud pública para  que las personas afectadas con esta enfermedad dejen de mendigar.

Amaru observa que en Bolivia hacen encarar el problema del cáncer como en otros países donde los enfermos reciben atención gratuita, salvo algunas excepciones. 

“El cáncer en cualquier parte del mundo es una preocupación del gobierno, lo diagnostican gratuitamente; el gobierno trata y da los medicamentos gratuitamente, pero en Bolivia no,  los pacientes están mendigando”, reprochó. 

Para el especialista poco o nada se hizo para mejorar la atención de esta enfermedad, porque el tratamiento del cáncer en Bolivia es una tragedia. “No hay una política pública que obligue a atender la enfermedad; no se cuenta con centros hospitalarios de atención de cáncer; no hay medicamentos para los pacientes, ellos tienen que importarlos; a los pacientes no les alcanza los recursos económicos, solo los estudios llegan a costar 4.000 mil bolivianos. Es una tragedia que lo carga el médico y el paciente”.

Los pacientes han tenido que realizar medidas de protesta para que las autoridades accedan a organizar un plan de viajes a Cochabamba, mientras el centro que existe en La Paz se mantiene cerrado. Para colmo de males, los enfermos fueron víctimas de corrupción.

Al cabo de 20 años de experiencia, Amaru concluye que nada se ha hecho para mejorar las condiciones de los hospitales. “El nivel de la medicina en Bolivia es muy pobre, basta ver el Hospital General; uno tiene que decir: esto no puede ser posible. Es un hospital que deprime, es vergonzoso que en Bolivia tengamos un nivel de atención  precaria no por culpa de los médicos sino por la infraestructura y el equipamiento que es de hace años. Los médicos hacen lo imposible con lo poco que tienen para atender a los pacientes”.

La enfermedad ha sido dejada a la suerte del paciente. No se cuenta con datos estadísticos sobre la realidad del cáncer; por ejemplo, qué tipo de cáncer es el que más afecta a los bolivianos.

“Muchos de nuestros niños  que tienen cáncer tienen la  posibilidad de curarse, pero en Bolivia no. De 10 niños con leucemia linfoblástica aguda infantil, nueve se curan, pero en Bolivia tienen menor posibilidad. Hay que empezar de nuevo, hay que construir nuevas políticas. Estamos muy lejos,  es una deuda muy dura de todos nosotros, somos los responsables porque no reclamamos. Estos temas tienen que entrar en discusión nacional”, planteó Amaru, quien,  además, agregó que el acelerador lineal es una solución. El equipo es necesario, pero los gobiernos tienen  que hablar de prevención.

/////