Febrero 27, 2017

Simples mortales…¡eso somos!

¿Por qué hay cada vez más violaciones, ya no solamente de personas mayores sino también abuso sexual de jóvenes -incluso de bebés- incesto de por medio, y hasta entre personas de igual sexo? ¡Peor que en Sodoma y Gomorra!


Miércoles 28 de Diciembre de 2016, 10:00am


Ha pasado un año más y -haya sido bueno o malo- lo cierto es que tenemos un año menos de vida, aunque pocos reparan en ello. De hecho, muchos no quieren ni hablar de que la vida tiene un inicio y un final, y que tarde o temprano partiremos de este mundo. Ahora...¿estamos preparados para ver partir a nuestros seres queridos, así como para partir de este mundo, en paz?

Qué distinto sería si estuviéramos plenamente conscientes de esta tríada conceptual, a todas luces inexorable: “1) Todos vamos a morir; 2) La vida es corta; 3) Un día daremos cuenta a Dios de nuestros actos” (Ap. Melitón Rosales).

Al desconocer unos tal verdad (ignorancia) o al conocerla e incumplirla otros (negligencia) la consecuencia será el vivir “a su manera”, proclives a la desobediencia que -voluntaria o no- no impedirá la nefasta consecuencia del caos y el desorden social, al vulnerarse hasta las mínimas normas básicas de la ética y moral.

¿Por qué hay cada vez más violaciones, ya no solamente de personas mayores sino también abuso sexual de jóvenes -incluso de bebés- incesto de por medio, y hasta entre personas de igual sexo? ¡Peor que en Sodoma y Gomorra!

¿Por qué el incremento de actos de corrupción, asaltos, asesinatos y suicidios? ¿Por qué la cantidad de divorcios ha subido hasta situar a Bolivia en el deshonroso sitial, de ser subcampeona mundial? ¿Por qué la inseguridad ciudadana se ha incrementado al extremo que no solo en barrios residenciales sino en la periferia los delitos cunden de noche y de día?

Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas, se han multiplicado pese a que la Palabra de Dios dice que quienes practican esto, se condenarán eternamente. Pero muchos no lo saben, no lo quieren saber o sabiéndolo, pasan por alto tal verdad. Por eso el mundo está así.

La familia, la célula básica de la sociedad, está en grave peligro y la sociedad misma está en grave riesgo de anomia. Todos quieren un cambio, pero ¿está dispuesta la gente a cambiar, empezando por las autoridades? Mientras no les afecte una desgracia no querrán, sin saber que cuando lo quieran hacer, tal vez ya sea demasiado tarde.

Para cuántos el dinero, la fama y el poder son el éxito, y están dispuestos a todo por ello cuando como simples mortales nadie tiene la vida comprada. Jesús dijo: ¿De qué le servirá al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

Santa Cruz, 28 de diciembre de 2016

  • Quinua: ¡A ponerse las pilas!

    Feb 23 2017 |

    ¿Qué hacer frente a este escenario? En lo comercial: lograr una denominación de origen para diferenciar la quinua real orgánica boliviana como un producto único en el mundo dadas sus características intrínsecas asociadas al espacio intersalar Uyuni-Coipasa, donde se la cultiva.


  • No fue entrevista

    Feb 23 2017 |

    Ella y solo ella aparece en la grabación. No se sabe cuáles fueron las preguntas y solo se la oye repetir la versión del gobierno.


  • ABNB, designaciones y la idea de reescribir la historia

    Feb 22 2017 |

    No dudo de la buena fe de Prudencio, un reconocido compositor e intelectual; el suyo debió ser un lapsus. Peñaloza denunció en una entrevista radiofónica que el Presidente del Consejo le habría dicho de manera verbal que su puesto era “de libre nombramiento”


  • Palabras con aroma a café

    Feb 20 2017 |

    La tarde va cayendo entre la oscuridad. En el cristal de la ventana resbalan los copos de nieve, como el tiempo en la memoria colectiva. Me levanto de la silla, camino hacia las escaleras mecánicas. Y me doy cuenta que la sombra de mis pasos andan por mi delante.