Enero 20, 2017

LaMia: El vuelo de la muerte se hizo con al menos 12 irregularidades

Los datos que aparecen día tras día muestran una serie de circunstancias y condiciones que dan indicios de un caso, cuyas raíces datan de años y cuyas relaciones se complejizan.


Lunes 5 de Diciembre de 2016, 9:15pm


La Paz, 05 de diciembre (Urgentebo.com).- Ocho días después del trágico accidente ocurrido en Medellín (Colombia), aparecen cada vez más irregularidades en lo que puede llamarse el “vuelo de la muerte”, pues las condiciones para la operación del avión LaMia 933 estaban muy lejos de ser seguras.

Quizás lo ocurrido con el vuelo que acabó en una tragedia que dolió al mundo entero se resuma en las palabras dadas por el técnico del avión, Erwin Tumiri, uno de los sobrevivientes del avión que se estrelló en el Cerro el Gordo, a pocos minutos del avión en Medellín.

"Nadie sabía qué es lo que estaba pasando. Todos sabíamos que íbamos a aterrizar normal porque ya había anunciado el piloto o el tripulante que nos sentáramos, que nos abrocháramos los cinturones", declaró el sobreviviente desde la ciudad de Cochabamba, en relación a una empresa que por los datos que ocurren buscaba generar los mayores recursos posibles en situaciones al límite.

Sin embargo, los datos que aparecen día tras día muestran una serie de circunstancias y condiciones que dan indicios de un caso, cuyas raíces datan de años y cuyas relaciones se complejizan.

A continuación, damos a conocer al menos 12 irregularidades que se fueron conociendo desde la tragedia del avión.

1. Avión sin combustible necesario. Pocas horas después del accidente del lunes, la mañana del martes empezó a correr que la falta de combustible sería una de los hipótesis del accidente. El propio director general de la empresa, Gustavo Vargas, se preguntó por qué el piloto no hizo la recarga de Jet Fuel en otro aeropuerto.

Luego la Secretaría General de Seguridad Aérea de Colombia informó que el proceso de investigaciones sobre el vuelo 933 comenzó “para establecer los motivos de por qué no tenía gasolina". Bajo las regulaciones colombianas y bolivianas un avión debe tener suficientes reservas de gasolina para poder volar a otros aeropuertos o para emergencias.

El avión llevaba 77 personas en total, entre ellos el equipo brasileño Chapecoense que iba a Medellín a enfrentarse al Atlético Nacional por la Copa Sudamericana.

2. Empresa venezolana y boliviana.- La Línea Aérea Merideña Internacional de Aviación (LaMia) es una empresa de origen venezolano, cuyo dueño es Ricardo Alberto Albacete Vidal, quien aparentemente tuvo relaciones con autoridades chavistas. Según consta en actas y en declaraciones a las que EL TIEMPO accedió, ni siquiera había obtenido la certificación del Ministerio para el Transporte Acuático y Aéreo, nadie sabía de dónde venían sus aviones y no había certeza sobre la seguridad que ofrecían.

Sin embargo, dicha compañía no pudo prosperar por lo que trasladó su proyecto hacia Bolivia

3. La empresa en Bolivia. La Dirección General de Aeronáutica Civil de Bolivia (DGAC) no pudo dar a conocer quiénes son los propietarios de la empresa, cuando el portal informativo Urgentebo.com hizo la consulta. El 29 de noviembre, César Barela, el director general, respondió lo siguiente: “La línea Lamia es un consorcio de personas, pero no podría explicarle quiénes son los dueños”.

Sin embargo, luego el militar retirado Gustavo Vargas Gamboa dio a conocer que él y el piloto Micky Quiroga, piloto del avión de la tragedia, son propietarios de la aerolínea.

4. Vínculos con la DGAC. Durante la semana se descubrió también Gustavo Steven Vargas Villegas, Director de Registro Aeronáutico Nacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), es hijo del director general de la siniestrada aeronava, de Gustavo Vargas Gamboa.

5. La licencia en la DGAC.- El 31 de julio de 2015, la compañía LaMia obtuvo el certificado de explotador de servicios aéreos de carácter "indefinido”, emitido por el DGAC, institución que informó que la aerolínea operaba desde enero de este año.

6. Una sola inspección al avión.- La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) informó que la aeronave de LaMia 2933, de procedencia inglesia y modelo Avro-RJ85,  que se estrelló en Medellín fue inspeccionada por única y última vez en 2014, cuando llegó al país, y desde entonces no pasó por nuevos ajustes técnicos oficiales antes de su tragedia.

7. Deuda con la FAB. El fin de semana, la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) dio a conocer que inició un juicio a la línea aérea por una deuda por la inspección de uno de los dos aviones que están abandonados en los hangares de la FAB en Cochabamba. “Ellos (LaMia) tienen unas cuentas que saldar, no recuerdo la cifra, por una aeronave inspeccionada. En septiembre les pedimos a LaMia que retire sus aviones, pero hicieron caso omiso y como consecuencia le iniciamos un juicio para que nos paguen”, declaró el comandante de la FAB, general Celier Aparicio Arispe.

8. El seguro de la aeronave. De acuerdo con los datos del diario Folha de Sao Paulo, la póliza que LaMia firmó con la aseguradora Tokio Marine Kiln (EKM) cubre un un monto de 25 millones de dólares y no los 750 millones de dólares, como mínimo, que se requieren para cubrir este tipo de siniestros.

 

9. Proceso contra Micky Quiroga. El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, informó que el piloto del vuelo 933 de Lamia que se estrelló el 29 de noviembre enfrentaba un proceso disciplinario en la justicia militar. "El capitán Quiroga incluso contaba con un mandamiento de apremio". La autoridad explicó que Quiroga se alejó de la entidad a pesar de que, por la formación que recibió, debía cumplir con sus años de servicio.

10. El plan de vuelo.- La Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA) presentó el viernes una denuncia contra una de sus empleadas, a quien se le acusa de presentar las observaciones al plan de vuelo, una vez que ocurrió la tragedia, al día siguiente.

El Sindicato Aasana expresó su pleno respaldo a Celia Castedo Monasterio luego de que esta institución presentó una denuncia penal en su contra. El diario El Deber informó la noche de este lunes que Castedo se fue a Brasil, para lograr un refugio.

11. Lamía no era parte de ALA. La aerolínea LaMia no estaba afiliada a la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) de Bolivia, informó el viernes la gerente de esa asociación, Yanela Zárate.  "Este fue un duro golpe para la aviación boliviana, todos los sentimos mucho, más los vinculados a la aviación. (LaMia) no es parte de ALA, pero en el tema de aviación, como en cualquier otro rubro, cuando ocurre este tipo de siniestros, en realidad todo el sector se encuentra de luto".

12. No hubo declaratoria de emergencia.- El técnico boliviano Erwin Tumiri, uno de los seis sobrevivientes del vuelo 933 de Lamia, dijo este lunes que dentro del avión en que viajaba la plantilla del Chapecoense nunca supieron que estaban en emergencia.  "Nadie supo lo que estaba pasando, todos creíamos que íbamos a aterrizar porque el piloto ya lo había anunciado y estábamos esperando eso", afirmó Tumiri