Noviembre 19, 2017

La hora negra de Julio de Vido, el superministro de los Kirchner está detenido

Como ministro de Planificación entre 2003 y 2015, De Vido manejó miles de millones de dólares a cargo de la obra pública. Está acusado de desvío de fondos en la importación de gas licuado y en la administración de un yacimiento carbonífero.


Jueves 26 de Octubre de 2017, 11:00am


devido.jpg

Julio de Vido es trasladado en esposas (Clarin)

La Paz, 26 de octubre (Agencias).- “Mándenle champagne a la doctora (Elisa) Carrió". Sin perder la ironía, aunque con el semblante quizás más adusto que hace apenas unos años, cuando era considerado un intocable y poderoso "superministro" de los gobiernos kirchneristas, el diputado y exministro de Planificación, Julio De Vido, se entregó este miércoles a los tribunales de Argentina.

El kirchnerista perdió sus fueros parlamentarios luego de que la Cámara de Diputados hiciera lugar a un pedido de dos jueces federales que lo investigan por supuestos actos de corrupción y  eligió como blanco de su ironía a la flamante diputada electa por el oficialista Cambiemos.

Eso porque Carrió no solo denunció hasta el cansancio en los últimos años a De Vido, sino que además se transformó en su principal y encarnizada rival política.

Según explicó Clarín, se decidió que, por su diabetes, el superpoderoso ex ministro K pasará las primeras 48 horas en el Hospital Penitenciario de Ezeiza, ya que es insulino dependiente. Allí, le realizarán un examen médico y se definiría si irá al penal de Marcos Paz o si permanecerá en el de Ezeiza.

La jornada del miércoles 25 no fue sencilla para De Vido. Aunque evitó concurrir al Congres

Quien fuera superministro de los gobiernos de los ex presidentes Cristina y Néstor Kirchner, se quedó solo y sin apoyo del Frente para la Victoria.

Minutos después de ser votado el desafuero por la cámara baja, gendarmes (policías militarizados) ingresaron a la vivienda de De Vido en el residencial barrio de Palermo en Buenos Aires para proceder al arresto.   

Como ministro de Planificación entre 2003 y 2015, De Vido manejó miles de millones de dólares a cargo de la obra pública. Está acusado de desvío de fondos en la importación de gas licuado y en la administración de un yacimiento carbonífero.

En 2015, el poderoso Ministerio de Planificación Federal destinó 1.618,8 millones de pesos (16 millones de dólares) para "fomentar el amor" a través del Programa Enamorar. El objetivo del plan era la implementación de proyectos sociales a través de universidades y organizaciones de la sociedad civil, pero derivó en un uso partidista de los fondos.

La influencia y el poder de De Vido se extendía a otros ministerios. Fue una especie de canciller paralelo cuando había que hablar con Bolivia y Venezuela, proveedores de hidrocarburos. Supo forjar estrechos vínculos con Hugo Chávez, creó una embajada paralela y manejó la agenda comercial bilateral con ese país.