Octubre 22, 2017

Entre el amor y el maltrato…

Para que esta unión dé los frutos esperados debe haber ante todo sinceridad, respeto, buen trato y el mutuo deseo de ayudarse para cumplir una visión compartida sin estropearse, menos divorciarse, para que los hijos no sufran y vivan bien…


Miércoles 9 de Agosto de 2017, 10:00am


Como consejeros matrimoniales con mi esposa Jannet -Pastora también- cada vez que nos sentamos con una nueva pareja que viene en busca de ayuda ante una indeseada situación, empezamos por decirle tres cosas: 1) Que nuestra función será recibir información, procesarla y ofrecer propuestas de solución bajo la guía del Espíritu Santo; 2) Que para un buen diagnóstico es preciso un sinceramiento total, aceptando cada uno los errores cometidos; y, 3) Que ellos tendrán la libertad de poner en práctica o no, lo aconsejado.

Entre los principales problemas que se presentan en los matrimonios llevándolos a una situación de crisis están la infidelidad, la provisión y el maltrato. Se ve que en la generalidad de los casos las parejas se casan con una gran ilusión, pensando cada uno en ser felices, pero -como dijo el sabio Salomón- lo mejor del negocio no es cómo éste empieza sino como va a terminar.

Casi todos comienzan bien: los novios hacen lo imposible para agradarse, dispuestos están al sacrificio, pero cuántas veces -cuando las desilusiones y las adversidades se presentan- la Luna de Miel se convierte en “Luna de Hiel” y el apasionado beso del altar pasa a ser un recuerdo.

Atrás queda la fase del enamoramiento, de la conquista, donde nadie en su sano juicio ofrecería puñetazos a su futura pareja, todo lo contrario, se ofrece hasta bajar la luna y las estrellas. No hay amenazas, el cuidado es excesivo y en vez del engaño, hay sinceridad. Prima el deseo de estar unidos para construir un hermoso futuro y se da una sana pasión y un amor dispuesto a todo en beneficio del otro. Entonces ocurre que si las parejas no pierden ese primer amor su unión se fortalece con los años, se consolida con los hijos y es un matrimonio feliz.

Pasa lo contrario cuando el amor se ve afectado por las diferencias y la falta de respeto por el pensamiento ajeno: se dan las peleas con agresiones físicas y verbales provocando heridas y hasta el divorcio, un penoso estado que afectará no solo a los cónyuges sino que dañará a los hijos.

¿Sabía que con la economía pasa igual? Hay dos partes importantes para que un matrimonio, llamado “país”, salga airoso haciendo que sus hijos -los ciudadanos- vivan felices: el gobierno y el mayor generador de empleo, el empresariado. Para que esta unión dé los frutos esperados debe haber ante todo sinceridad, respeto, buen trato y el mutuo deseo de ayudarse para cumplir una visión compartida sin estropearse, menos divorciarse, para que los hijos no sufran y vivan bien…

(*) Pastor de Jesucristo por voluntad de Dios

Santa Cruz, 9 de agosto de 2017

 

  • Guardianes

    Oct 19 2017 |

    Allí están casi todos, guardados en un solo envase que ya alcanzó su segunda edición y ya fue presentado hasta en México. Ahora la memoria tiene también su memoria.


  • Unidos por el espanto

    Oct 19 2017 |

    Dije alguna otra vez que la democracia no es ni buena ni mala en sí misma; no sirve de nada vacía, sin contenido. Las que le dotan de contenido son las personas y, entonces, la democracia no solo tiene que ser sino también parecer.


  • Ningún “vende ambaibas”…

    Oct 18 2017 |

    Lo mejor de todo es que la autorización de nuevos eventos biotecnológicos no violaría en absoluto la CPE, dado que la ciencia ha demostrado que los cultivos genéticamente modificados no dañan la salud y son amigables con el medio ambiente como lo avalan 126 Premios Nobel.


  • Ironías de octubre, 14 años después de la caída de Goni

    Oct 16 2017 |

    ¿Cuál es la situación de las víctimas a 14 años de la masacre sangrienta?. La vida de los heridos ha empeorado, dos de ellos están pidiendo limosna en las calles y en completo olvido por parte del gobierno, que no ayuda a los defensores del Gas.