Agosto 16, 2017

Entre el amor y el maltrato…

Para que esta unión dé los frutos esperados debe haber ante todo sinceridad, respeto, buen trato y el mutuo deseo de ayudarse para cumplir una visión compartida sin estropearse, menos divorciarse, para que los hijos no sufran y vivan bien…


Miércoles 9 de Agosto de 2017, 10:00am


Como consejeros matrimoniales con mi esposa Jannet -Pastora también- cada vez que nos sentamos con una nueva pareja que viene en busca de ayuda ante una indeseada situación, empezamos por decirle tres cosas: 1) Que nuestra función será recibir información, procesarla y ofrecer propuestas de solución bajo la guía del Espíritu Santo; 2) Que para un buen diagnóstico es preciso un sinceramiento total, aceptando cada uno los errores cometidos; y, 3) Que ellos tendrán la libertad de poner en práctica o no, lo aconsejado.

Entre los principales problemas que se presentan en los matrimonios llevándolos a una situación de crisis están la infidelidad, la provisión y el maltrato. Se ve que en la generalidad de los casos las parejas se casan con una gran ilusión, pensando cada uno en ser felices, pero -como dijo el sabio Salomón- lo mejor del negocio no es cómo éste empieza sino como va a terminar.

Casi todos comienzan bien: los novios hacen lo imposible para agradarse, dispuestos están al sacrificio, pero cuántas veces -cuando las desilusiones y las adversidades se presentan- la Luna de Miel se convierte en “Luna de Hiel” y el apasionado beso del altar pasa a ser un recuerdo.

Atrás queda la fase del enamoramiento, de la conquista, donde nadie en su sano juicio ofrecería puñetazos a su futura pareja, todo lo contrario, se ofrece hasta bajar la luna y las estrellas. No hay amenazas, el cuidado es excesivo y en vez del engaño, hay sinceridad. Prima el deseo de estar unidos para construir un hermoso futuro y se da una sana pasión y un amor dispuesto a todo en beneficio del otro. Entonces ocurre que si las parejas no pierden ese primer amor su unión se fortalece con los años, se consolida con los hijos y es un matrimonio feliz.

Pasa lo contrario cuando el amor se ve afectado por las diferencias y la falta de respeto por el pensamiento ajeno: se dan las peleas con agresiones físicas y verbales provocando heridas y hasta el divorcio, un penoso estado que afectará no solo a los cónyuges sino que dañará a los hijos.

¿Sabía que con la economía pasa igual? Hay dos partes importantes para que un matrimonio, llamado “país”, salga airoso haciendo que sus hijos -los ciudadanos- vivan felices: el gobierno y el mayor generador de empleo, el empresariado. Para que esta unión dé los frutos esperados debe haber ante todo sinceridad, respeto, buen trato y el mutuo deseo de ayudarse para cumplir una visión compartida sin estropearse, menos divorciarse, para que los hijos no sufran y vivan bien…

(*) Pastor de Jesucristo por voluntad de Dios

Santa Cruz, 9 de agosto de 2017

 

  • El Mercado

    Ago 15 2017 |

    La organización económica de la sociedad denominada sistema de mercado es reciente. No abarca más allá de los últimos tres siglos. Es cierto que sus antecedentes se pierden en los inicios de la civilización, cuando los hombres comenzaron voluntariamente a intercambiar productos: “Dos hachas de piedra por una cabrita muerta”. Es la economía del trueque.


  • Petróleo venezolano, herramienta geopolítica

    Ago 14 2017 |

    No se entiende que en Venezuela una de las cinco potencias petroleras del mundo –por sus reservas y potencialidad- tengan inflación de 784 % y sus hospitales sean los peores del Hemisferio. Ello muestra el despilfarro.


  • Erratas

    Ago 14 2017 |

    Los seres humanos fuimos lo suficientemente inteligentes para crear internet, donde pusimos una realidad virtual que está a la vista de todos —que no existe materialmente pero está—, pero no somos capaces de introducir filtros que sancionen los errores ortográficos en las redes sociales.


  • Resistencias desde la política del cuerpo: Colectivo TLGB de Bolivia

    Ago 9 2017 |

    Estos tres momentos, alimentados por distintas voces, serán presentadas a detalle en su página de opinión TRANSFORMANDO, como un homenaje a todas las personas que abrieron los caminos emprendidos, a través de sus cuerpos, sus acciones, sus pensamientos, sus voces, sus transgresiones y desobediencias.